Conoce a la escuadrilla de gavilanes que resguarda el Kremlin, el palacio presidencial de Rusia [FOTOS]

Bajo las cúpulas doradas del Kremlin, el vuelo repentino de Alfa siembra el pánico entre los cuervos posados en los árboles. Alfa es una de las diez aves de presa que custodian los invernaderos del palacio presidencial de Rusia. En el parque Tainitski, en el interior de las murallas de ladrillo rojo del Kremlin, abundan los cuervos en las ramas de los árboles y en el cielo gris, y se escuchan sus graznidos a intervalos regulares. Pero en cuanto surgen Alfa, una hembra gavilán de 20 años, y su compañero Filia, un imponente búho, los cuervos huyen en pocos minutos.

"El objetivo no es eliminar a todos los cuervos, sino atemorizarlos e impedir que se creen una base y construyan sus nidos aquí" explica Alexeï Vlassov, de 28 años, un halconero con atuendo de camuflaje de la "guardia ornitológica del Kremlin".

| Fuente: AFP

Esta unidad especial, creada en 1984 y que cuenta con una decena de aves de presa, intenta preservar el patrimonio del Kremlin, una de las más antiguas fortalezas medievales de Europa, residencia de los zares, de dirigentes soviéticos y luego de presidentes rusos, que forma parte del patrimonio mundial de la UNESCO.

| Fuente: AFP

"Los cuervos pueden transmitir toda una serie de enfermedades potencialmente peligrosas para los humanos, y dañan el oro de las cúpulas, arañándolas o defecando encima de ellas. Incluso para los hombres pueden ser desagradables y agresivos", dice Alexei, que lleva sobre su guante a Alfa, "veterano" miembro de la guardia.

| Fuente: AFP

Las palomas, cornejas y cuervos constituyen una plaga para la capital rusa, pues degradan las flores en los parques y los domos de las iglesias.

| Fuente: AFP

Para los guardianes del Kremlin, es más fácil hacerlos huir que limpiar lo que a su paso han dejado. 

| Fuente: AFP

En la época soviética, los guardias debían expulsar a los cuervos de los altos del Kremlin y limpiar sus nidos, y a veces simplemente optaban por acabar con ellos.

| Fuente: AFP

Durante un tiempo, la dirección de la guardia intentó asustar a los cuervos con grabaciones sonoras de rapaces, pero sin éxito, por lo que decidió acudir a las aves de presa.

| Fuente: AFP

Éstas viven ahora de forma permanente en el territorio del Kremlin, donde están sometidas a un régimen especial y siguen un entrenamiento especial de varios meses.

| Fuente: AFP

"Todas las aves tienen maneras diferentes de cazar. Los gavilanes son 'sprinters', muy rápidos en la distancia corta. Los cuervos apenas tienen la posibilidad de escapar" explica Alexei.

| Fuente: AFP

Filia, el búho de la guardia, es un "cazador nocturno y totalmente silencioso" cuya sola presencia impide a los cuervos pasar la noche en la fortaleza, explica su adiestrador, Denis Sidoguin, de 34 años.

| Fuente: AFP

Varios ejércitos y firmas de seguridad de todo el mundo entrenan a rapaces no solamente para cazar a aves indeseables sino también para destruir drones que sobrevuelan zonas prohibidas. Sin embargo, la guardia del Kremlin niega que ése sea su rol, al menos de momento.

| Fuente: AFP