Argentina y México informaron este miércoles el acuerdo entre el laboratorio anglo-sueco AstraZéneca, su socio científico la Universidad de Oxford para producir una vacuna que ya entró en fase 3 contra el COVID-19.
Argentina y México informaron este miércoles el acuerdo entre el laboratorio anglo-sueco AstraZéneca, su socio científico la Universidad de Oxford para producir una vacuna que ya entró en fase 3 contra el COVID-19. | Fuente: AFP

Tras anunciar este miércoles que Argentina y México producirán la vacuna contra la COVID-19 creada por el laboratorio anglo-sueco AstraZéneca y la Universidad de Oxford para América Latina, la secretaria de Acceso a la Salud de Argentina recomendó mantener las medidas de cuidado para evitar mayores contagios.

Durante una conferencia de prensa, Carla Vizzotti expresó que si bien esta es una "buena noticia", "no quiere decir que no tengamos que seguir cuidándonos". 

"Hay que llegar a ese momento (cuando se tenga la vacuna) con la menor cantidad de personas infectadas y con la menor cantidad de muertes”, dijo durante una conferencia de prensa. 

Vizzoti recordó que aún no hay una vacuna registrada, por lo que alertó sobre el impacto del rol individual sobre la salud colectiva. “Esta vez falta menos, cada vez falta menos”, indicó.

Si bien aún no hay una fecha exacta porque aún se encuentra en desarrollo, durante la conferencia de prensa brindada este último miércoles con los ministros de Salud de Argentina y el mismo presidente, Alberto Fernández, este afirmó que las dosis “van a estar disponibles para el primer semestre del 2021″.

Se calcula que va a costar entre 3 y 4 dólares cada dosis. El objetivo es fabricar entre 150 y 250 millones de dosis para ser distribuidas en toda América Latina, con excepción de Brasil.

Se espera que esta vacuna pueda comenzar a ser aplicada a los grupos vulnerables a fin de este año, es decir, a adultos mayores, trabajadores de la salud y pacientes de riesgo.