John Allen Chau murió al intentar entrar en contacto con esta tribu de cazadores y recolectores.
John Allen Chau murió al intentar entrar en contacto con esta tribu de cazadores y recolectores. | Fuente: Composición

Policías indios a bordo de una lancha se acercaron a unos 400 metros de la remota isla de Sentinel del Norte, donde pudieron observar con prismáticos a miembros de la tribu autóctona y aislada del mundo exterior que recientemente mató a un "misionero" estadounidense.

Según informó el domingo la policía, el equipo vio a miembros de la tribu en la playa donde John Allen Chau, de 27 años, fue visto por última vez, antes de morir acribillado a flechazos. Esta tribu de cazadores recolectores vive en una isla del archipiélago indio de Andaman y Nicobar, y rechaza con hostilidad los intentos de contacto del mundo exterior. Su idioma y sus costumbres son un misterio.

Gracias al uso de prismáticos, los oficiales vieron a hombres armados con arcos y flechas, las armas que supuestamente utilizó esta tribu para matar al "misionero" mientras pretendía evangelizarlos. 

"Nos miraron y nosotros les estábamos mirando a ellos", contó a la AFP Dependra Pathak, un responsable de la policía regional. El bote se retiró enseguida para evitar cualquier tipo de confrontación. La policía está llevando a cabo grandes esfuerzos para evitar cualquier perturbación para la tribu en su búsqueda del cuerpo de Chau. 

Tribu preneolítica

Esta tribu de cazadores y recolectores vive en autarquía desde hace siglos en esta isla, totalmente prohibida para los extranjeros. El temor de que enfermedades tan comunes como un resfriado puedan hacer desaparecer a la tribu o que la electricidad o internet terminen con su estilo de vida han dejado a los habitantes del lugar en total aislamiento. 

La muerte del joven estadounidense ha puesto de nuevo el foco en los esfuerzos para proteger a una de las últimas tribus "no contactadas" del mundo. El pescador que llevó a Chau hasta Sentinel del Norte dijo que vio a la tribu enterrando el cuerpo en la playa. 

Los miembros de esta tribu atacan a cualquiera que va a la isla. Dependra Pathak afirmó que están haciendo un seguimiento para saber si se repite el incidente en el que murieron dos pescadores que se desviaron a la isla mientras dormían y resultaron asesinados en 2006. 

Una semana después de su muerte, los dos cuerpos fueron colgados de estacas de bambú frente al mar. "Eran como una especie de espantapájaros", afirmó Pathak. El principal escollo es el desconocimiento sobre estos indígenas, probablemente descendientes de los primeros humanos que llegaron a Asia. 

"Estamos estudiando el caso de 2006. Hemos consultado con antropólogos qué es lo que hacen cuando asesinan a un extranjero", añadió el policía. "Estamos intentando entender la psicología del grupo".

AFP