Sebastián Piñera ya había criticado días atrás el desempeño del Servicio de Inteligencia en la crisis. | Fuente: EFE

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, aceptó la renuncia del hasta ahora director de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), Luis Masferrer Farías, quien decidió poner su cargo a disposición en un contexto de críticas hacia su labor por no prever el estallido social del país.

El presidente nombró en el cargo a Gustavo Jordán Astaburuaga, quien en 2005 se desempeñó como director de Inteligencia de la Armada, informó este viernes el Ministerio del Interior a través de un comunicado

Piñera criticó días atrás el desempeño del servicio de Inteligencia y en una entrevista con el diario local El Mercurio dijo que "no estaba funcionando bien" y que requería "una profunda reforma".

La labor de Inteligencia quedó en entredicho por no haber logrado anticipar la quema y destrucción por parte de supuestos grupos organizados en poco tiempo y de manera presuntamente coordinada de varias estaciones de metro en la noche del viernes 18 de octubre, cuando comenzó el estallido social de Chile, ni algunos hechos de extrema violencia en días posteriores.

Además, el presidente chileno incluyó también un proyecto para reforzar el sistema de Inteligencia del Estado dentro de la batería de medidas que lanzó recientemente para tratar de mejorar la seguridad y de controlar el orden público, que quedó sumido el caos durante varios momentos de la crisis social, que este viernes cumplió cuatro semanas.

Las multitudinarias protestas de Chile se iniciaron por la subida del precio de pasaje de metro y se convirtieron luego en un clamor contra el Gobierno y el desigual modelo económico heredado de la dictadura, son en su mayoría pacíficas, aunque también se han registrado duros enfrentamientos entre manifestantes y agentes, saqueos y destrucción de mobiliario público.

La crisis ya se ha cobrado la vida de al menos 22 personas -cinco de ellos presuntamente a manos de las fuerzas de seguridad- y miles de heridos y detenidos, además de denuncias de abuso policial y torturas. (EFE)


¿Qué opinas?