Piñera dice que acusación constitucional "no tiene ningún fundamento" e insiste en su inocencia

El mandatario chileno Sebastián Piñera se reafirmó en el argumento que ha defendido desde su aparición en los Papeles de Pandora, algo que generó revuelo en el país y llevó a la Fiscalía a abrir una investigación para analizar si había incurrido en delitos de cohecho.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera
El presidente de Chile, Sebastián Piñera, se encuentra en la recta final de su mandato. | Fuente: Europa Press

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, respondió este miércoles a la aprobación por parte de la Cámara de Diputados de la acusación constitucional, que ahora se dirige al Senado, para asegurar que "no tiene ningún fundamento", sino que "está basada en hechos falsos o en simples conjeturas".

"Estamos convencidos de que esta acusación no tiene ningún fundamento ni en los hechos ni en el derecho. Después de una detenida lectura hemos concluido que la acusación está basada en hechos falsos o mañosamente relatados o en simples conjeturas o suposiciones y que no cumple con las normas que regulan una acusación constitucional en nuestro estado de derecho", aseveró Piñera desde La Moneda.

El mandatario, que se encuentra en la recta final de su mandato, insistió en el argumento que ha defendido desde su aparición en los Papeles de Pandora por su participación en la venta de Minera Dominga, algo que generó revuelo en el país y llevó a la Fiscalía a abrir una investigación para analizar si había incurrido en delitos de cohecho.

En este sentido, detalló que "los hechos fueron analizados e investigados por la Fiscalía, por un juzgado de garantía, por la Corte de Apelaciones e incluso en un recurso de casación por la Corte Suprema y en todas esas instancias en forma unánime se decretó que no había ninguna irregularidad, pero además se estableció mi total inocencia".

"Por respeto a la verdad, los temas tributarios y de transparencia y declaración de patrimonios fueron también conocidos e investigados y aclarados por las máximas autoridades del Servicio de Impuestos Internos y de la propia Contraloría", subrayó Sebastián Piñera, un día después de que se aprobara en la cámara baja el juicio político contra él.

Por último, el mandatario concluyó que la acusación "obedece a un clima enrarecido" que vive la política chilena, una acusación, que además, "tiene un claro e injustificado interés electoral", según recoge 'La Tercera'.

LA ACUSACIÓN

Tras su aprobación en la Cámara Baja, la acusación pasará al Senado para recibir 'luz verde', donde la oposición necesita dos tercios para poder destituir al mandatario, a tan solo dos semanas de que se celebre la primera vuelta de las elecciones presidenciales en el país. Para conseguir apartar a Piñera del cargo, la oposición necesitará convencer a cinco senadores del oficialismo para votar a favor de la acusación.

El texto acusatorio, presentado por la oposición después de que la Fiscalía abriera una investigación contra Piñera, consta de dos parte, una en la que se acusa al mandatario de incurrir en faltas graves a la probidad y la otra que defiende que las acciones de Piñera pusieron en tela de juicio del honor del país.

La publicación de los Papeles de Pandora, fruto de una investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), ha provocado revuelo en el país por la revelación de que el presidente podría estar implicado en posibles infracciones fiscales.

Según la información publicada, Piñera participó en la venta de Minera Dominga a su amigo personal Carlos Alberto Délano utilizando un paraíso fiscal en Islas Vírgenes Británicas en 2010, en su primer mandato presidencial.

La investigación asegura que Piñera traspasó acciones de Minera Dominga por 152 millones de dólares en tres pagos, el último de ellos condicionado a la decisión del Gobierno sobre la designación como reserva natural del terreno en el que está emplazado el mineral, que fue rechazada por la autoridad ambiental en 2011.

(Europa Press)