La Vanguardia
Carles Puigdemont y Mariano Rajoy antes de la crisis política en España. | Fuente: La Vanguardia

Cuenta regresiva. El Gobierno de España ha puesto en marcha su maquinaria legal para invocar el artículo 155 de su Constitución y que nunca antes había utilizado desde su retorno a la democracia en 1975. España tocaría terreno desconocido en materia política y legal para que Cataluña cumpla con su obligación constitucional.

El 10 de octubre, el presidente de Cataluña Carles Puigdemont, declaró que asumía el "mandato del pueblo" para que "Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república". Sin embargo, luego propuso "suspender los efectos de la declaración de independencia" para emprender un proceso de diálogo.

Planes. El Gobierno de Mariano Rajoy le ha dado un ultimátum para que aclare si declaró o no la independencia de Cataluña. En caso, guarde silencio, el ejecutivo recurrirá al artículo 155, que los faculta a asumir directamente competencias ejercidas hasta ahora por la administración autonómica, con el fin de volver a la legalidad.

El profesor de derecho constitucional de la Universidad Complutense de Madrid, José Carlos Cano Montejano, dijo a la BBC Mundo que el artículo 155 “es una cláusula de salvaguarda del estado de derecho”.

Mecanismo. El artículo dice textualmente: "Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquella al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general”. 

De acuerdo al catedrático, al ser este un terreno inexplorado, el artículo ofrece "un marco de discrecionalidad amplio". Su aplicación y alcance dependerá de la interpretación del Gobierno español y estará sujeta a la aprobación "por mayoría absoluta del Senado", según dice el propio artículo.

Posibles consecuencias. Cano Montejano dijo que algunos de los escenarios posibles que permitiría el artículo 155 son la suspensión de órganos o competencias de la autonomía, por ejemplo en lo referente a la policía y el orden público o a la educación. También podría eventualmente permitir la inhabilitación de los miembros del gobierno catalán.

Algunos puntos sensibles serían una eventual suspensión del gobierno regional. Según el catedrático de derecho constitucional de la Universidad Autónoma de Madrid, Antonio Rovira, el artículo 155 no puede suspender la autonomía, "porque la autonomía forma parte de la estructura más sólida del Estado". 

Carles Puigdemont es presidente de la Generalidad de Cataluña desde 2016.
Carles Puigdemont es presidente de la Generalidad de Cataluña desde 2016. | Fuente: AFP
Esta semana volvieron las protestas a favor de la independencia en Cataluña tras el arresto de dos líderes separatistas
Esta semana volvieron las protestas a favor de la independencia en Cataluña tras el arresto de dos líderes separatistas | Fuente: AFP
Sepa más: