Abogado de 'El Chapo': "Está perdiendo la memoria, se está volviendo paranoico"

Joaquín 'El Chapo' Guzmán está preso en total aislamiento en una cárcel de Nueva York tras su extradición a la espera de su juicio previsto para abril.
s | Fuente: NBC New York

Este lunes se cumplen dos años de la recapturado del capo del cártel de Sinaloa, Joaquín 'El Chapo' Guzmán. Tras su extradición a los Estados Unidos, está preso en total aislamiento en Manhattan en una cárcel de Nueva York a la espera de su juicio por cargos como narcotráfico. Su abogado Eduardo Balarezo dijo que El Chapo está perdiendo la memoria.

“El Chapo, de 63 años, está mal, no está incapacitado, pero está perdiendo la memoria y está poniéndose paranoico. Repite mucho las cosas y se le olvida todo enseguida. A veces hablamos algo y a los 15 minutos se le ha olvidado. Eso afecta a la manera de trabajar porque tenemos un cliente que no sabe decir si paso algo, cómo fue o cuándo pasó”, dijo Balarezo en una entrevista a El País.

Joaquín Guzmán Loera (Sinaloa, 1954) se ha declarado inocente de los 17 delitos que se la imputan. Entre ellos el haber dirigido el cártel de Sinaloa, uno de los mayores imperios del narcotráfico de América, enviar más de 200 toneladas de cocaína a Estados Unidos, lavar miles de millones de dólares y de ordenar asesinatos y secuestros. Su juicio debe comenzar el 16 de abril.

El proceso contra el capo

El excapo del cártel de Sinaloa permanece en reclusión total por sus dos fugas de prisión de cárceles de alta seguridad en México. En una de sus fugas, huyó por un túnel de cientos de metros que llegaba hasta la ducha de su celda. Los fiscales estadunidenses dijeron que en su reclusión en México, Guzmán Loera enviaba mensajes con códigos y sobornos para manejar al cártel.

Según Balarezo, no puede ejercer la defensa de El Chapo con efectividad por las incomodas condiciones carcelarias. “Estamos dos personas apretadas en una sala de 1’5 x 1’5 metros, no hay una mesa para poner documentos, escribir o poner la computadora. Es ridículo. Tengo que tener la tableta en las piernas para poder anotar algo y verlo por una reja y una ventanilla. Intentamos hablar bien bajo para que no escuchen todo los policías”, contó.

¿Qué opinas?