La actriz y el mandatario están envueltos en un trama legal. | Fuente: AFP

El presidente Donald Trump es fanático de colocar apodos a sus críticos y opositores. Esta vez le tocó a la actriz Stormy Daniels. "Cara de caballo", la llamó este martes.

El insulto vino después que un juez federal de Los Ángeles desestimara una demanda por difamación en su contra, introducida por la actriz de 39 años, cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford.

El juez falló además que Daniels debe pagar los honorarios de los abogados de Trump. "Perfecto, ahora puedo ir tras la cara de caballo y su abogado de tercera categoría", escribió en Twitter.

"Damas y caballeros, les presento a su presidente", respondió Daniels... también por Twitter. "Además de sus... hum... limitaciones, ha demostrado su incompetencia, odio por la mujer y falta de autocontrol en Twitter ¡De nuevo! Y tal vez una afición por la bestialidad", siguió en un texto plagados de doble sentido. "Comienza el juego, chiquitín".

Daniels mantiene otro proceso abierto contra el mandatario sobre la nulidad de un acuerdo de confidencialidad que firmó para que mantuviera silencio sobre este supuesto amorío.

Reacciones

Por su parte, el abogado de Daniels, Michael Avenatti, consideró a través de Twitter que Trump es un "misógino asqueroso" y una "vergüenza para Estados Unidos", minutos después del tuit del presidente.

"¿Con cuántas otras mujeres engañaste a tu esposa mientras tenías un bebé en casa?", escribió Avenatti, que ya ha hecho públicas sus aspiraciones presidenciales para 2020.

El caso tiene su origen en el pago de 130.000 dólares del exabogado de Trump, Michael Cohen, a Daniels antes de las elecciones presidenciales de 2016 a cambio del silencio de la actriz porno sobre un presunto romance que mantuvo con el ahora presidente una década atrás.

Al filtrarse ese pago a medios estadounidenses a principios de este año, Daniels llevó el caso a los juzgados para invalidar el pacto, alegando que era nulo porque Trump nunca lo firmó e hizo público el encuentro. (AFP y EFE). 

¿Qué opinas?