‘Conan’ se hizo famosa por participar activamente en el operativo que acabó con la muerte del líder de ISIS. | Fuente: EFE

El presidente estadounidense, Donald Trump, compareció por sorpresa ante la prensa en la Casa Blanca para posar junto a ‘Conan’, la perra herida en la operación que acabó con el líder del grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), Abu Bakr al Bagdadi, y a la que condecoró por su "fantástico trabajo".

"La perra es increíble. Tan brillante y tan lista", afirmó Trump, quien estuvo acompañado por el vicepresidente Mike Pence y su esposa, la primera dama Melania.

El can, una pastora belga Malinois, persiguió a Al Bagdadi por un túnel en un recinto situado en el noroeste de Siria hasta que el cabecilla de ISIS se vio acorralado y sin opciones de salir vivo, por lo que optó por detonar los explosivos que cargaba para suicidarse antes de ser capturado, en una operación llevada a cabo a finales de octubre.

El mandatario fue quien dio a conocer en primer momento el papel fundamental de la perra en la operación en el noroeste de Siria, de la que informó que había resultado herida.

Entre sonrisas, Trump advirtió a la prensa, con la que mantiene una tensa relación, acerca de la eficiencia de ‘Conan’. "Está entrenada y si abren la boca, les atacará", subrayó.

‘Conan’ forma parte de la unidad K-9 del Ejército estadounidense, formada por perros militares empleados para buscar y detectar explosivos, minas y drogas, así como para perseguir ciertos objetivos, como ocurrió en el caso de Al Bagdadi. (EFE)