O'Brien dijo que se sentía obligada a tomar una postura después de ver los proyectos de ley. | Fuente: Google Maps

Shelley O'Brien, una mujer de 55 años y gerenta del Hotel Yale en Michigan, ha dado la bienvenida en su posada a todas las mujeres de Alabama, Georgia, Louisiana, Mississippi, Ohio y Kentucky que acudan a la ciudad para poderse realizar un aborto tras las severas leyes recientemente publicadas.

A través de su cuenta de Facebook, O'Brien, dijo sentirse indignada por las leyes que limitan severamente los derechos de aborto en varios estados. Es así que hizo una oferta inusual. "Queridas hermanas, no podemos hacer nada con respecto a la forma en que lo están tratando en su estado de residencia", escribió. “Pero, si pueden llegar a Michigan, lo apoyaremos con varias noches de alojamiento y transporte hacia y desde su cita” para servicios de aborto.

El "apoyo" incluye quedarse en el Hotel Yale de forma gratuita. O'Brien, de 55 años, dirige el hotel en Yale, Michigan. La mujer, madre de tres hijos y abuela de siete, dijo a CNN que se sentía obligada a tomar una postura después de ver estados como Alabama, Georgia, Louisiana, Mississippi, Ohio y Kentucky aprobara estas leyes.

"Las mujeres deben tener autonomía sobre sus propios cuerpos", dijo O'Brien. "Si no tenemos control sobre nuestros propios cuerpos, entonces este no es un mundo libre", expresó. Además, en otra entrevista aclaró que su oferta "se extiende a cualquiera" en busca de un aborto que pueda necesitar ayuda.

En el estado de Michigan también se han realizado esfuerzos para restringir los derechos de aborto. El mes pasado se introdujo un proyecto de ley llamado ‘latidos cardíacos’ que prohibiría los procedimientos después de que se detecte un latido fetal, un punto en el que muchas mujeres no saben que están embarazadas.

"La única forma en que esto va a cambiar es si la gente está dispuesta a arriesgar algo", dijo a la CNN O'Brien, quien ha sido llamada "asesina de bebés" por sus puntos de vista. "La razón por la que se salen con la suya es porque nadie quiere hacer olas, nadie quiere renunciar a nada por ello", expresó.

¿Qué opinas?