Texas
Lo ocurrido en Texas responde a la incógnita sobre la situación del manejo de armas en los Estados Unidos | Fuente: EFE/EPA | Fotógrafo: AARON M. SPRECHER

El ataque ejecutado este martes por un joven de 18 años identificado por las autoridades como Salvador Ramos en una escuela de primaria en la ciudad tejana de Uvalde se suma a la larga lista de tiroteos en centros educativos de Estados Unidos, sin que las autoridades hayan logrado poner freno a esta problemática.

Ramos, de 18 años, irrumpió armado en la escuela primaria Robb, donde mató al menos a 21 personas, entre ellas 19 niños, si bien el balance de víctimas mortales podría aumentar en las próximas horas debido a que varios de los heridos permanecen ingresados en estado grave.

Sandy Hook en 2012

El tiroteo es el segundo más mortífero en un colegio en Estados Unidos, sólo por detrás del ejecutado el 14 de diciembre de 2012 en la escuela Sandy Hook de Newton, en el estado de Connecticut. El ataque ejecutado por Adam Lanza, de 20 años, se saldó con 27 muertos.

Lanza, que previamente había asesinado a su madre en su casa, mató a 21 niños de entre seis y siete años y a seis adultos, entre ellos cuatro profesores, el director y el psicólogo del centro. Posteriormente, se suicidó al ver llegar a la Policía al lugar.

Casos

Sin embargo, el tiroteo que ha dejado más víctimas mortales en un centro educativo estadounidense tuvo lugar el 16 de abril de 2007 en Blacksburg, en el estado de Virginia, donde Seung Hui Cho, estudiante de Virginia Tech, mató a 32 compañeros y miembros de la facultad en dos ataques en el campus antes de suicidarse.

El suceso en Blacksburg superó así en número de víctimas al ataque ejecutado en agosto de 1966 por el estudiante y antiguo marine Charles Whitman, quien mató a 15 personas e hirió a 31 en la Universidad de Texas antes de morir a manos de la Policía. Previamente, había asesinado a su esposa y su madre.

Los incidentes de este tipo son relativamente frecuentes en el país norteamericano, si bien fue el registrado el 20 de abril de 1999 en el instituto Columbine de Colorado el que hizo saltar las alarmas debido al elevado número de muertos. En este caso, Eric Harris y Dylan Klebold, estudiantes del centro, mataron a doce estudiantes y un profesor.

El suceso, que en dicho momento se convirtió en el ataque contra un centro educativo más mortífero en la historia de Estados Unidos, desencadenó una oleada de sucesos por imitación y vinculó el nombre de Columbine con la problemática existente en el país con las armas y la facilitad de acceso a las mismas por parte incluso de menores de edad.

El último ataque en Texas supera además en el listado de víctimas al tiroteo en febrero de 2018 en Parkland, en el estado de Florida, donde Nikolas Cruz mató a 17 personas en el interior del instituto Stoneman Douglas.

Cruz, de 19 años y que había sido expulsado del centro por su comportamiento, logró escapar de las instalaciones haciéndose pasar por oun estudiante que huía del ataque y fue arrestado posteriormente en una zona residencial cercana.

Por otra parte, el ataque ejecutado en mayo de 2018 contra un instituto en Santa Fe, en Texas, se saldó con diez muertos. El responsable, identificado como Dimitrios Pagourtzis, era un estudiante del centro que fue detenido posteriormente por la Policía.

Entre otros incidentes violentos figuran el ataque en marzo de 2005 en un instituto de Red Lake, en Minesota, que se saldó con la muerte de cinco estudiantes, un profesor y un guardia seguridad. El tirador, Jeff Weise, había asesinado previamente a su abuelo y a la mpareja de este último en su hogar.

En un suceso posterior, Christoher Harper-Mercer, de 26 años, mató a ocho estudiantes y un profesor en un ataque ejecutado en octubre de 2015 contra un colegio de Roseburg, en Oregón, tras lo que se suicidó después de un tiroteo con las fuerzas de seguridad desplegadas en el lugar.

También por debajo de las diez víctimas mortales figuran los ataques de octubre de 2006 en Nickle Mines, Pensilvania, donde Charles Carl Roberts IV secuestró y tiroteó a diez niñas amish, matando a cinco de ellas, antes de suicidarse.

Asimismo, Kevin Neal, de 43 años, empotró en noviembre de 2014 su vehículo contra una escuela de primaria en Rancho Tehama, en el estado de California, antes de abrir fuego en el interior del centro y matar a cinco adultos y suicidarse durante la persecución policial posterior.

(Con información de Europa Press)

NUESTROS PODCAST

País no registra aumento de hospitalizaciones o muertes por la COVID-19 - Entrevistas ADN

Algunas zonas de Lima Metropolitana registran brotes de casos de la COVID-19 hasta duplicar el número de contagios, dijo César Munayco, director ejecutivo de Vigilancia en Salud Pública del Centro Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud.