Se reunieron en San Salvador la secretaria de seguridad estadounidense y los ministros de seguridad del triángulo norte. Firmaron una declaración en que se comprometieron a enfrentar el desafío de la migración irregular. | Fuente: AFP | Fotógrafo: MARVIN RECINOS

La secretaria de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, pidió a los ministros de Seguridad de Guatemala, El Salvador y Honduras, detener las nuevas caravanas de migrantes que en forma irregular pretenden llegar a su país.

Nielsen les pidió mostrar "liderazgo para detener la formación de las caravanas" que a su juicio "han traído crimen, violencia e inestabilidad a la región".

El encuentro de Nielsen y sus homólogos fue la cuarta reunión de ministros de Seguridad del Triángulo Norte, y se produjo en la ciudad de Antiguo Cuscatlán, en San Salvador. "Debemos trabajar juntos para luchar en contra de estos grupos que están siendo predadores (traficantes de personas) de toda la población", destacó la funcionaria.

Tras el fin de la reunión, los funcionarios de los cuatro países firmaron una declaración conjunta en la que se comprometieron a "enfrentar el desafío que supone la migración irregular", según Nielsen.

"Hoy declaramos nuestra intención compartida de acabar con los traficantes que sacan provecho de la miseria humana", sostuvo la secretaria de Seguridad Nacional.

Por su parte, el ministro de Justicia y Seguridad de El Salvador, Mauricio Ramírez, indicó que en la reunión se acordó avanzar en un "plan de acción" que busca fortalecer el combate de estructuras del crimen transnacional.

"La iniciativa plantea cuatro áreas de enfoque: combate de la trata y el tráfico ilícito de personas, contrarrestar la delincuencia organizada y pandillas, expandir el intercambio de información e inteligencia y fortalecer la seguridad fronteriza", resumió Ramírez.

En la parte de migración, según el ministro salvadoreño, los países buscan fortalecer su capacidad para "detectar, desalentar y desmantelar las operaciones del tráfico y contrabando de personas", atacando sus finanzas, logística y plataforma de comunicación.

Los países signatarios del acuerdo, tienen previsto "homologar y armonizar" la legislación para mejorar el combate a las organizaciones criminales de tráfico de personas, y a las pandillas.

Desde octubre pasado y principios de este año, miles de hondureños, salvadoreños y guatemaltecos indocumentados marcharon en caravanas hacia Estados Unidos huyendo de la falta de empleo e inseguridad, sin embargo, esto se ve impedido por las acciones del presidente Donald Trump. (AFP)

¿Qué opinas?