Fotografía de las hermanas cedida por el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York | Fuente: Policía de la Ciudad de Nueva York

Las dos hermanas saudíes que fueron halladas muertas el pasado mes de octubre en un río en Nueva York en extrañas circunstancias se suicidaron, concluyó la Oficina de Medicina Forense de la ciudad.

"Mi oficina ha determinado que la muerte de las hermanas Farea fue resultado de un suicidio, en el que las dos mujeres se ataron la una a la otra antes de adentrarse en el río Hudson", apuntó en un comunicado enviado a la prensa la médico forense jefe, Barbara Sampson.

Los cuerpos de Tala Farea, de 16 años, y Rotana Farea, de 23 años, fueron encontrados en las orillas del río Hudson amarrados el uno al otro con cinta aislante y estaban completamente vestidas. Aunque las autoridades apuntaron inicialmente que parecía tratarse de un suicidio, detalles revelados por la madre de las dos mujeres hizo sospechar que podía tratarse de un suceso más complicado.

La historia de las hermanas

La madre reveló que poco antes de encontrarse los cuerpos, había recibió una llamada la embajada de Arabia Saudita en EE.UU., en la que se ordenaba a la familia de las a jóvenes abandonar territorio estadounidense como resultado de que Rotana y Tala solicitaran asilo político en el país.

Además, las hermanas habían desaparecido de la ciudad de Fairfax, en el estado de Virginia, donde residían, el pasado mes de agosto, después de haber pasado varios meses en un centro de acogida tras haber denunciado ser víctimas de abusos por parte de su familia.

Escape a Nueva York

Las investigaciones de la Policía de Nueva York revelaron que, tras desaparecer, Tala y Rotana Farea llegaron a Nueva York el pasado 1 de septiembre, donde se quedaron en varios hoteles de lujo y visitaron varias tiendas, mientras que varias cámaras de seguridad registraron una actitud normal.

Las jóvenes habían llegado a EE.UU. desde Arabia Saudita en 2015 junto con su madre y se asentaron en el estado de Virginia, aunque en los últimos dos años habían dejado la residencia familiar y desaparecido en más de una ocasión.

EFE

¿Qué opinas?