Trabajadoras llegaron marchando hasta la sede principal de la empresa. | Fuente: Twitter: Chicago Tribune

Casi un centenar de cajeras y cocineras de los establecimientos de comida rápida McDonald's salieron este martes a protestar en Chicago en contra el acoso sexual que, según dijeron, enfrentan a diario durante el trabajo.

La mayoría de las mujeres mostró una cinta adhesiva en la boca con la etiqueta #MeToo, en referencia al movimiento femenino contra el acoso sexual en todo el país. Con dos grandes carteles, uno en inglés y otro en español, en los que se leía "McDonald's, el acoso sexual no es aceptable", las empleadas llegaron marchando en silencio ante la sede nacional de esta corporación, ubicada en el norte de Chicago.

Después de 20 minutos, las manifestantes rompieron el silencio y dijeron no estar dispuestas a permanecer calladas frente al acoso sexual que sufren a diario en las cafeterías de esta cadena de comida.

Las presentes

Adriana Álvarez, trabajadora de la cadena y madre de un niño de 6 años, dijo que ella representa a miles de trabajadoras de la industria de comida rápida que enfrentan a diario acoso.

"El público no tiene idea de lo que pasamos," expresó Álvarez y agregó que trabajadoras como ella sufren el constante acoso de gerentes y supervisores hombres que buscan contactos sexuales con las empleadas.

Teresa Cervantes, quien ha trabajado durante 20 años en un McDonald's de la ciudad, relató una experiencia personal de acoso en la oficina del gerente cuando se vio en la necesidad de modificar su horario.

EFE

¿Qué opinas?