Washington se recupera poco a poco de la gran tormenta de nieve

Las autoridades pidieron a los conductores que evitaran usar el automóvil en la medida de lo posible, para poder terminar de retirar la nieve de las vías.
Unos 1.600 vuelos internos o con origen o destino en Estados Unidos resultaron cancelados. | Fuente: EFE

Con el transporte público ralentizado y cientos de vuelos cancelados, millones de personas en el este de Estados Unidos intentaron volver a la normalidad tras la feroz nevada del fin de semana, que costó la vida a al menos 37 personas y todavía paraliza la actividad en escuelas y centros de trabajo.

Más de 40 horas después de que el sábado por la noche cayera el último copo de nieve, el recuento de fallecidos por la tormenta Jonás asciende a al menos 37 en todo el país, según estimaciones de autoridades locales recopiladas por medios estadounidenses.

Las causas de las muertes fueron desde la hipotermia a los accidentes automovilísticos, pasando por la intoxicación con monóxido de carbono y los ataques al corazón de varios ancianos que trataban de despejar con palas la entrada de sus casas.

Unos 1.600 vuelos internos o con origen o destino en Estados Unidos resultaron cancelados, y al menos 1.326 fueron retrasados, según el recuento del sitio web especializado flightaware.com.

Pero esas cifras son inferiores a las del fin de semana, y los aeropuertos de Dulles, Ronald Reagan y Baltimore, los más cercanos a Washington, pudieron reanudar hoy sus operaciones.

Los aeropuertos de Newark (Nueva Jersey), LaGuardia (Nueva York) y Filadelfia también resultaron especialmente afectados por el temporal, que desde el viernes ha provocado más de 12.000 cancelaciones de vuelos en todo el país.

El comienzo de la semana laboral se dividió entre los que atravesaron problemas de tráfico y montañas de nieve para ir a trabajar y los que recibieron permiso para hacerlo desde casa, algo común en Washington, donde el servicio de autobuses quedó reducido a una veintena de líneas y el metro circulaba parcialmente.

Además, el Gobierno federal permaneció cerrado y las escuelas desde Washington hasta Nueva Jersey dieron a sus estudiantes el día libre, con la excepción de la ciudad de Nueva York.

Pese a que las carreteras están cada vez más limpias, los vehículos desenterrados y las aceras por fin visibles, las autoridades de buena parte de la costa este pidieron a los conductores que evitaran usar el automóvil en la medida de lo posible, para poder terminar de retirar la nieve de las vías.

"Estamos haciendo muchos avances", dijo hoy la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, en una conferencia de prensa.

EFE

Sepa más:
¿Qué opinas?