Asesino en serie que violó y mató a ocho mujeres enfrenta nuevo juicio por crimen y robo de oro

Michel Fourniret y su esposa, señalada como su cómplice y coautora, responden ante la Justica por crímenes vinculados a la desaparición de una mujer y el robo de un botín. Se trata de uno de los asesinos más infames de Francia.

Sketch de la audiencia de este martes en la que Michel Fourniret (izquierda) y su cómplice y exesposa, Monique Olivier (derecha), responden ante las autoridades judiciales.
Sketch de la audiencia de este martes en la que Michel Fourniret (izquierda) y su cómplice y exesposa, Monique Olivier (derecha), responden ante las autoridades judiciales. | Fuente: AFP

Michel Fourniret, uno de los asesinos en serie más famosos de Francia con cadena perpetua desde 2008 por matar y violar a ocho mujeres, se sentó esta semana de nuevo en el banquillo por otro asesinato para sustraer un botín de oro acumulado por una banda de delincuentes. El hombre de 76 años comparece junto a su exesposa Monique Olivier (70, también condenada a cadena perpetua como cómplice y coautora) ante el Tribunal de lo Criminal de la ciudad de Versalles por la muerte de Farida Hammiche, desaparecida desde 1988.

Hammiche era entonces la novia de Jean-Pierre Hellegouarch, un delincuente internado en la prisión de Fleury Mérogis, en la región de París, y que coincidió en la misma celda que Fourniret, entre rejas entonces por varias agresiones sexuales. Hellegouarch, sabiendo que su compañero de celda estaba a punto de salir de la cárcel, recurrió a él para poner a resguardo un botín procedente de la denominada "banda de los peluquines" que sabía escondido en el cementerio de Fontenay en Parisis, y lo hizo a través de su compañera.

Ladrón robó a ladrón

El problema es que una vez desenterrado el oro y escondido en el apartamento de Hammiche en Vitry sur Seine, también en la región de París, la pareja formada por Fourniret y Olivier decidió quedarse con el botín y matar a la pareja del delincuente. Según su propio testimonio años después, la enterraron al borde de una carretera en un lugar que hasta ahora no ha sido localizado.

El dinero le sirvió al llamado "ogro de las Ardenas" y a su mujer para vivir durante años y para comprarse varias propiedades, en particular en 1989 el Palacio de Sautou, del siglo XIX, donde en los años siguientes llevaría a varias de sus víctimas para matarlas y enterrarlas. En la primera audiencia este martes, consagrada a su examen de personalidad, Fourniret dio signos de exasperación cuando hablaba de su primera mujer. Según su testimonio, descubrir que no era virgen al casarse fue el desencadenante de su vida criminal.

EFE

Michael Fourniret en abril del 2018
Michael Fourniret en abril del 2018 | Fuente: AFP