Alberto Fernández lamenta ante la ONU que Argentina está sometida a
Alberto Fernández compareció en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, intervino en la Asamblea General de las Naciones Unidas y lamentó que su país "ha sido sometido a un endeudamiento tóxico e irresponsable con el Fondo Monetario Internacional (FMI)" respecto a la deuda externa.

Así, el mandatario tildó esta situación como un "deudicidio" pues "los recursos aprobados por el FMI" han sido en torno a 57 000 millones de dólares, una cantidad "equivalente a todo lo que el organismo desembolsó en el año de la pandemia a 85 países del mundo".

"Nos dieron en un año prácticamente la misma suma de todo lo que le dieron en el año de la pandemia a 85 países del mundo", dijo el presidente, quien señaló que "no hay racionalidad técnica, lógica, ética ni sensibilidad política que pueda justificar semejante aberración".

En esta línea, Fernández catalogó como "lo más grave" el hecho de que "gran parte de esos recursos suministrados a Argentina han fugado del país por una apertura irresponsable de la cuenta de capital".

Principios acordados por Naciones Unidas

El presidente recordó los principios de sostenibilidad de la deuda debatidos y acordados por Naciones Unidas en una resolución del año 2015 y consideró necesario "impulsar un acuerdo multilateral inclusivo" que sea capaz de abordar las cuestiones relativas a la reestructuración de las deudas.

ES por esto que considera "valiosa" la prórroga de la Iniciativa de Suspensión de Servicios de Deuda promovida por el G-20, pero cree que "es una medida provisional e insuficiente, que no aborda a fondo la cuestión sobre el alivio y la reestructuración de la insostenibilidad de las deudas".

"Alentamos la ampliación del nuevo Marco Común para el Tratamiento de la Deuda del G-20 a países de ingresos medios con vulnerabilidades", remarcó, a la par que propuso que la calificación del riesgo en los créditos internacionales, que hoy en día está "en manos de pocas agencias privadas", sea parte de la agenda de reforma de la Arquitectura Financiera Internacional.

(Con información de Europa Press)