Un grupo de vecinos de La Paz se reunió este viernes en una céntrica plaza de esa ciudad boliviana para hacer una vigilia en memoria de los dos fallecidos en los conflictos posteriores a las elecciones generales del pasado 20 de octubre | Fuente: AFP | Fotógrafo: JORGE BERNAL

El jefe de la misión de la OEA que audita las cuestionadas elecciones de Bolivia, el mexicano Arturo Espinosa, renunció sorpresivamente este viernes en la noche, levantando más incertidumbre sobre esta verificación acordada con el presidente Evo Morales pero rechazada por la oposición boliviana.

"He decidido retirarme de la auditoría para no comprometer su imparcialidad. Debí informar a la OEA sobre manifestaciones (declaraciones) públicas previas acerca del proceso electoral de Bolivia", escribió Espinosa en su cuenta de Twitter, al día siguiente de iniciar la verificación del cuestionado escrutinio de los comicios del 20 de octubre.

La veracidad del tuit del experto electoral y académico mexicano fue confirmada a la agencia de noticias AFP por una portavoz de la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) en La Paz.

 

 

Espinosa había publicado la semana pasada un artículo de opinión sobre las elecciones de Bolivia muy crítico sobre Morales, según medios bolivianos.

El jefe de la misión anunció su renuncia poco después de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) boliviano diera el cómputo final del 20 de octubre, ratificando la reelección de Morales, con el 47,08% de los votos, seguido por el expresidente centrista Carlos Mesa, con 36,51%. De acuerdo a la ley, por la diferencia de más de 10 puntos sobre Mesa, Morales ganó un cuarto mandato hasta 2025.

Mesa criticó el cómputo final del TSE, afirmando que éste "demuestra" que Morales consolidó un "fraude" y "una agresión a la buena fe de la comunidad internacional".

Rechazo a la OEA

En tanto, nuevas protestas se registraron este viernes en diversas ciudades de Bolivia contra la cuestionada reelección de Morales, mientras miles de personas se volcaron a los cementerios a preparar la festividad tradicional del Día de los Difuntos, que se celebra el sábado.

La Paz tuvo cortes de vías en barrios acomodados de la zona sur, los más críticos de Morales, aunque con menos intensidad que en días previos, constataron periodistas de la AFP. La policía antimotines custodió durante todo el día cruces vitales. Los choques entre opositores y policías dejaron hasta este viernes 191 detenidos y 60 policías contusos, uno de ellos en estado de coma, según el jefe policial Julio Cordero.

La oposición, que denunció un fraude electoral a favor de Morales, se niega a avalar la auditoría de la OEA, iniciada el jueves, por considerar que se trata de "una maniobra distraccionista para mantener a Morales en el poder". La renuncia de Espinosa amenaza con ampliar más esta polémica. (AFP)

¿Qué opinas?