Fiscalía del Ecuador investiga supuesto aporte de las FARC a campaña de Rafael Correa

El secretario (ministro) de Comunicación del gobierno de Lenín Moreno pidió ante la Fiscalía General del Estado una "actuación fiscal urgente" contra el exmandatario.
Por pedido del presidente Lenin Moreno, se pidió a la fiscalía una actuación urgente a fin de conocer la veracidad de ello. | Fuente: AFP | Fotógrafo: ADALBERTO ROQUE

La Fiscalía de Ecuador abrió una indagación previa contra el expresidente Rafael Correa, por la supuesta financiación ilegal de la exguerrilla colombiana de las FARC a una de sus campañas electorales con al menos US$ 500 mil, según una versión periodística basada en el testimonio de un testigo protegido.

El gobierno del presidente Lenín Moreno, dijo este miércoles en un comunicado que el secretario (ministro) de Comunicación, Andrés Michelena, pidió el pasado viernes ante la Fiscalía General del Estado una "actuación fiscal urgente", sobre este caso. 

La solicitud fue presentada a raíz de que la cadena CNN revelara, con ocasión de una entrevista a Moreno el 18 de abril, imágenes en las que "un supuesto testigo protegido asevera haber entregado dinero proveniente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), a la campaña presidencial de Rafael Correa", anotó.

"Esto permite concluir que existen motivos suficientes para iniciar investigaciones que determinen el posible cometimiento de un delito de acción pública", indicó el gobierno de Moreno, quien sostiene una pugna de poder con Correa, su exaliado y de quien fuera vicepresidente entre 2007 y 2013.

La respuesta de Correa

Correa, quien vive en Bélgica tras dejar el poder en mayo de 2017, manifestó en los últimos días por Twitter que "lo de las Farc lo han sacado por lo menos 12 veces, antes de cada elección y cada vez que están desesperados". Moreno "fue mi binomio cuando supuestamente las FARC 'financiaron' la campaña. Luego, en seis años de vicepresidente nunca se dio cuenta del 'acuerdo' con las FARC", apuntó.

También afirmó que la acusación es una “cortina de humo” para tapar la coyuntura que se vive en la frontera entre su país con Colombia. "Estamos discutiendo eso cuando hay siete muertos en la frontera norte y dos rehenes todavía. Ese es el objetivo que perseguían, no caigamos en esa trampa, buscan un escándalo con apoyo de cierta prensa para desviar la atención", declaró el expresidente. (AFP)

¿Qué opinas?