Pareja de ancianos y sus pequeños nietos fueron asesinados y sus cuerpos fueron hallados en pozo

Fue una mascare. Los cadáveres del abuelo y la abuela, de 73 y 71 años, y los niños de 10 y 7 años fueron hallados aparentemente una semana luego de haber sido asesinados. Días después, la Fiscalía de Paraguay presentó sus conclusiones sobre el caso.

Carlos Vera (izquierda), el capataz Vicente Ramírez (centro) y José Vera (derecha), tres de los detenidos por el cuádruple asesinato. | Fuente: paraguayennoticias.com

El robo de ganado, una práctica no erradicada en Paraguay, sexto productor de carne bovina del mundo, mostró esta semana su cara más violenta con el asesinato de dos ancianos y sus dos nietos presuntamente a manos de una banda de cuatreros. La Fiscalía local ofreció las primeras conclusiones de su investigación por el asesinato de Alcibiades Ayala, de 73 años, su esposa Francisca Núñez, de 71, y sus nietos de 10 y 7 años, hallados el pasado domingo en el interior de un pozo séptico de una finca ganadera en la región del Chaco.

Hay seis detenidos como supuestos participantes y cómplices del cuádruple asesinato, cuyo móvil sería el robo de alrededor de un centenar de cabezas de ganado. Además están siendo investigadas varias personas relacionadas con el sector ganadero que habrían tramitado la venta de los animales, que fueron robados de la estancia Taguató, situada unos 670 kilómetros al norte de Asunción y propiedad de los ancianos asesinados.

La opinión pública paraguaya ha seguido con estremecimiento los nuevos datos aportados por fiscales y policías sobre el asesinato de las cuatro personas, que según la investigación habrían fallecido seis días antes de que se encontraran los cadáveres. El matrimonio se había llevado a los dos nietos a la finca tras recogerlos en su domicilio de la ciudad de Mariano Roque Alonso, en las afueras de Asunción, para que pasaran en aquel lugar sus vacaciones de invierno.

El crimen

Allí fueron asesinados por disparos de bala, presuntamente cuando los cuatreros estaban procediendo al robo de las cabezas de ganado de la estancia. La Policía detuvo a inicos de semana al capataz de la finca, Vicente Ramírez, considerado el autor material del crimen, y a su esposa, Elizabeth Duarte, como cómplice. La pareja fue arrestada en un domicilio en Fernando de la Mora (Gran Asunción), donde se desplazaron tras producirse los hechos.

Horas después se procedió a la detención de los hermanos Carlos y José Vera Medina, quienes habrían tomado parte en el crimen. Ambos habrían contratado además a los chóferes de los camiones que condujeron los animales robados a un frigorífico del departamento de Concepción. Dos de esos camiones fueron interceptados en el frigorífico "Athena Foods" con 87 ejemplares vacunos, uno de ellos muerto, mientras que un tercer vehículo fue localizado hoy en la frontera con Bolivia, país al que se dirigiría parte de la carga.

Más implicados

Según la Fiscalía, los dos hermanos habrían sido también los intermediarios con la persona que vendió los animales en el frigorífico, ubicado en la localidad de Belén. A ese respecto, la Fiscalía informó este martes que investiga a Cesáreo Duarte, con antecedentes por abigeato y sospechoso de usar su marca de ganado para el traslado de los bovinos. El hombre, quien tiene en arriendo una estancia en la zona, sería quien negoció la compra y la venta de los animales robados.

El asesinato de los dos ancianos y los dos menores es parte ya de la crónica negra del país, ahora en el contexto de robo de ganado que se da principalmente en la región del Chaco. En este caso se ha denunciado la facilidad con la que los cuatreros ingresaron el ganado en el frigorífico Athena Foods, tras atravesar tres puestos de control veterinarios en la región del Chaco y recorrer 585 kilómetros. Según la Fiscalía, cada ejemplar bovino tendría un valor de 480 dólares la unidad.

El pasado enero, un operativo policial frustró el robo de más de 200 cabezas de ganado vacuno en una finca cercana en el departamento de Concepción (noreste). El ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, declaró entonces que se trató de "la operación más grande de abigeato que se desarrolla en los últimos tiempos". El pasado año, la Fiscalía diseñó estrategias de acción para combatir ese tipo de delincuencia, entre ellas un seguimiento de los frigoríficos por parte de los 43 agentes fiscales designados para esa labor. EFE

Sepa más:
¿Qué opinas?