El cuerpo de Emely Peguero, de 16 años, fue hallado el 31 de agosto de 2017 dentro de una maleta. | Fuente: Facebook

Un tribunal de la República Dominicana sentenció a treinta y cinco años cárcel, respectivamente, a un joven y a su madre acusados del asesinato y ocultamiento del cadáver de una adolescente de 16 años que estaba embarazada del imputado, un crimen cometido en agosto de 2017 y que conmocionó al país. Los condenados deberán indemnizar a la familia de la víctima con 20 millones de pesos (400 mil dólares).

El cuerpo de Emely Peguero, de 16 años, fue hallado el 31 de agosto de 2017 dentro de una maleta en la comunidad de Cayetano Germosén, provincia Espaillat (norte), ocho días después de su desaparición. La autopsia determinó que murió por un aborto inducido y por un fuerte golpe en la cabeza. 

El Ministerio Público había solicitado para Marlon la pena máxima, la que ha impuesto el Tribunal, por los delitos de aborto, actos de barbarie en el asesinato de la adolescente. La Fiscalía también pedía 20 años de cárcel para Marlin, aunque la pena quedó en cinco, puesto que no participó en la comisión del crimen, y su complicidad para ocultar el cuerpo se produjo tras la muerte de la joven.

El Segundo Tribunal Colegiado de San Francisco de Macorís (noreste del país) emitió este miécoles la sentencia "por unanimidad" en contra de Marlon Martínez, novio de la víctima, y de su madre, Marlin, después de que el pasado 31 de octubre concluyeran las sesiones por este crimen. Horas después de la sentencia, el procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, dijo que apelara la sentencia contra Marlin, aunque se mostró satisfecho con la dictada a su hijo, Marlon.

Indignación y protestas

El magistrado dijo que apelaba la sentencia de Marlin "porque tenemos derecho a apelar y porque nos sentimos indignados al igual que la población, de que se haya otorgado una categoría de ocultamiento y no de complicidad". Rodríguez catalogó el caso como una de las más grandes tragedias y crímenes que han sucedido en el país. Mientras, desconocidos incendiaron neumáticos y lanzaron desperdicios hoy en varias calles de San Francisco de Macorís, luego de la sentencia impuesta a Marlin Martínez.

Esas acciones se desataron tras las protestas de decenas de personas apostadas en las afueras del tribunal, quienes solicitaban una condena de 20 años para la acusada. Los dos sentenciados fueron retirados de la audiencia bajo estrictas medidas de seguridad, y ante gritos de repudio. Agentes de la Policía Nacional portando armas largas fueron vistos retirando los neumáticos en llamas, aunque hubo zonas de la ciudad donde esto no se produjo.

Desde la mañana de este miércoles fue necesario multiplicar las medidas de seguridad dentro y fuera de la sala para celebrar esta sesión, debido a la gran expectación que ha generado este caso, que congregó a decenas de personas en el exterior del tribunal. Una vez emitida la sentencia la Policía tuvo que hacer disparos de advertencia ante la presión que ejercía la población congregada en el exterior, y que manifestó su indignación por lo que consideran una pena demasiado leve para Marlin.

EFE

 

¿Qué opinas?