El agua no es un recurso inagotable y es un elemento indispensable para cualquier actividad. Es por eso que el 22 de marzo fue declarado como el Día Mundial del Agua, con el fin de destacar la importancia de los recursos hídricos del planeta.

“Es el motor que mueve todas las actividades productivas y de servicio. Sin agua no nos podemos imaginar atender las necesidades de la población en vivienda, de salud, educación y trabajo”, indica Yury Pinto, asesor de la Autoridad Nacional del Agua (ANA).

Perú es el octavo país con mayor disponibilidad hídrica del mundo, teniendo en cuenta que solo el 2.5% del agua de la Tierra es dulce. El 97.5% es salada. Y cuenta con diversas fuentes hídricas: el 71% de glaciares tropicales se encuentran aquí y contamos con 1007 ríos y 12 201 lagunas.

“Pero estas fuentes están en un proceso de retroceso y necesitamos la intervención de los gobierno regionales de las propias comunidades en tratar de preservar estos recursos”, advierte Pinto Ortiz.

El 65% de la población peruana vive en la costa, zona en la que solo hay el 2% de los recursos hídricos. Además, el 81% de la energía eléctrica en el Perú es de origen hidráulica y gran parte del recurso hídrico, aproximadamente un 80%, está destinado para uso agrícola.

Ante este panorama, las autoridades están llamadas a implementar medidas de infraestructura y de prevención. Asimismo, es importante fomentar acciones que permitan un uso adecuado y eficiente del agua.

“Necesitamos mejores prácticas en todo nivel. Detalles tan sencillos como el agua que desperdiciamos en las duchas o como aquello que arrojamos al desagüe, nos parece inofensivos pero causan serios impactos en la gestión de los recursos hídricos”, advierte el especialista.

La Organización de Naciones Unidas ha priorizado este año el tema Agua y empleo para impulsar y fortalecer las políticas públicas en materia de conservación del agua, como elemento esencial para la creación de puestos de trabajo y apoyar el desarrollo económico, social y humano.