Meir Margalit
Meir Margalit ha sido asesor en distintos organismos de la ONU. | Fuente: Foto: EFE

El historiador Meir Margalit dijo que Israel "se ha convertido en un país extremadamente derechista, fundamentalista, religioso". "Me da vergüenza decirlo, pero es un país fascista en gran medida", comentó en una entrevista con el portal español eldiario.es.

Margalit nació en Buenos Aires y reside en Israel desde 1972. Recientemente, ha publicado el libro Jerusalén, la ciudad imposible, que ha sido galardonado con el Premio Catarata de ensayo 2018. El texto trata acerca de las formas de coerción y dominación del Estado hebreo sobre la comunidad palestina en la ciudad de Jerusalén Oriental tras medio siglo de ocupación ilegal.

El doctor en Historia Israelí Contemporánea por la Universidad de Haifa criticó duramente el accionar de las fuerzas militares del Estado hebreo durante la Gran Marcha del Retorno en la Franja de Gaza, que ha dejado decenas de palestinos muertos, así como miles de heridos.

"Ahora impúdica y alevosamente, Israel mata a manifestantes que no amenazan abiertamente su seguridad. Hemos cruzado una línea roja y esto es un punto clave dentro del proceso de degeneración nacional que está viviendo el Estado de Israel por culpa de la ocupación", explicó.

Cuando se le consultó sobre el regocijo de los francotiradores israelíes al disparar a palestinos desarmados, según unos videos que circulan por las redes sociales, respondió: "Degeneración o, si te parece mejor, prostitución nacional. Este es uno de los mejores ejemplos de que la ocupación afecta a los ocupados y a los ocupadores de la misma manera. Tal vez no en la misma intensidad, pero también los ocupadores pierden la sensatez. Esta es una de las pruebas más convincentes de que algo malo, muy malo, está pasando al Estado de Israel".

"Todos aquellos en el mundo occidental que apoyan a Israel, si realmente le tienen afecto y simpatía, que por favor hagan algo para que acabe la ocupación, si no, este país va a colapsar", agregó Meir Margalit, quien es considerado uno de los mayores expertos en el conflicto árabe-israelí.