Talibanes culpan a EEUU de retrasar la reconstrucción de Afganistán.
Los dirigentes talibanes Khairullah Khairkhwa, Suhail Shaheen y Mohammad Naeem hablan en conferencia de prensa. | Fuente: AFP

Los talibanes acusaron este jueves a Estados Unidos de fomentar la salida y llevarse al personal calificado del país, lo que está dificultando, se quejaron, a las autoridades islamistas las labores de reconstrucción y puesta en marcha de las nuevas instituciones de Afganistán.

"Estamos construyendo un nuevo régimen, pero después de que Estados Unidos retirara a unos 30 000 especialistas, nos hemos quedado sin personal calificado", protestó Mohammad Naeem, uno de los portavoces de los talibanes.

En un diálogo para la cadena Al Jazeera, el portavoz talibán insistió en que están dispuestos, en interés del pueblo afgano, a mantener relaciones con la comunidad internacional y respetar los derechos de las mujeres, aunque pidió tiempo para reconstruir el país.

Desde la apresurada salida de Afganistán hace ya casi dos meses, las tropas estadounidenses y el resto de la coalición internacional han logrado sacar del país a más de 120 000 afganos, muchos de ellos antiguos colaboradores y sus familias de las potencias extranjeras.

Al borde del colapso sanitario

Durante la jornada, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFCR) advirtió que Afganistán se encuentra en riesgo inminente de un colapso de su sistema sanitario si el país no recibe ayuda internacional en las próximas semanas.

"Estamos profundamente preocupados por que Afganistán se enfrenta a un inminente colapso de sus sistemas de salud y a un empeoramiento del hambre si la ayuda y el dinero no llegan al país en las próximas semanas", dijo Alexander Matheou, director para Asia-Pacífico de la Federación Internacional de la Cruz Roja, en un comunicado.

Matheou, al término de una visita oficial de cuatro días en Afganistán, constató que la financiación sanitaria "ha sido cortada en todo el país, aumentando la demanda a los equipos de la Media Luna Roja".

La toma del poder de los talibanes el pasado 15 de agosto supuso el recorte total de los fondos internacionales para impedir el acceso de los fundamentalistas a los depósitos, que según el Banco Mundial suponían alrededor del 43 % del PIB.

(Con información de Europa Press)