RPP

Carlos Enrique Aranda Alegría, chofer del auto en que murió Álvaro García Granados (músico de la orquesta de salsa N’Samble) tenía 1,6 grados de alcohol en la sangre, esto según un informe periodístico propalado durante el programa "La noche es mía".

De esta manera se confirma que Aranda Alegría había ingerido licor antes del accidente que protagonizó la madrugada del jueves en la Vía Expresa, a la altura del puente Aramburú (San Isidro), donde se estrelló contra la estación del Metropolitano.

El chofer rindió su declaración y fue sometido a la prueba de alcoholemia en la comisaría de Surquillo. Luego fue puesto a disposición del Ministerio Público.

Durante la emisión del programa televisivo la madre y hermano del músico fallecido se mostraron reacios a conversar con García Granados, muy dolidos y con lágrimas en los ojos, mostraron su rechazo a esta posibilidad.