La gala del Grammy 2010 presentada anoche fue un gran show, estimándose que más de 25,8 millones fans vieron el programa. Esa es la mayor audiencia en el Grammy desde el 2004.

Los observadores profesionales del Grammy deben estar contentos con los resultados: realmente el espectáculo gustó. "Este año los productores intentaron algo nuevo dejando que las actuaciones sean lo que son: (over the top), con algo de ridículo y extravagante hasta el punto del absurdo", escribió Evan Sawdey para PopMatters.

Y para otros, probablemente, ha sido la mejor transmisión de los Grammy en los últimos cinco años. The New York Times consideró que el Grammy "tuvo suerte", con varios actos como los de Taylor Swift, Green Day, Pink, Beyonce, etc.

"En primer lugar, el fuerte del cartel fue Michael Jackson que incluso después de muerto superó a Celine Dion, Jennifer Hudson y a los demás que pusieron sus voces en su tributo 3D de Earth Song", escribió el crítico Jon Pareles.

Mientras que la revista Rolling Stone fue sacudida por la máxima ganadora de la noche, Beyoncé: "Pocos artistas cantan de esa manera en vivo. (Ella) está más allá de una fuerza que hay que tener en cuenta."

Claro, hay sutilezas que sí se vetaron: The Times llamó a la ceremonia "Auto Tune Grammys" y calificó a algunos como sospechosos (Jamie Foxx y Black Eyed Peas, entre ellos). "Casi todo el mundo se lamentaba de la censura a Lil Wayne con Eminem y Drake", (amablemente, New York Magazine recopiló todas las palabrotas que no pondremos aquí).

Entonces otra vez, nada es perfecto. Especialmente cuando se trata de una gala de premios y conciertos tan grande.