El cantante Justin Timberlake volvió a protagonizar el medio tiempo del espectáculo de la Super Bowl con un emotivo homenaje al fallecido Prince y sin la polémica que rodeó su aparición en 2004, cuando le arrancó a Janet Jackson una pieza del atuendo y dejó su pecho derecho al descubierto.

Timberlake, de 37 años, hizo un recorrido en el que encadenó algunos de los éxitos de su trayectoria musical como "SexyBack" o "Can't Stop the Feeling" para animar la final del campeonato de fútbol americano, el gran evento deportivo del año Estados Unidos.

No alcanzó, sin embargo, su punto álgido hasta que interpretó al piano "I Will Die 4 U", junto con un holograma de Prince, el conocido como genio de Minéapolis, y quien falleció de manera inesperada en 2016 por una sobredosis de calmantes.

Aunque la propia Janet Jackson había descartado su presencia, quedaba la duda de si finalmente aparecería de manera sorpresiva para reeditar la polémica generada en 2004 cuando millones de espectadores pudieron entrever durante breves instantes el pezón de su pecho derecho.

0 Comentarios
¿Qué opinas?