(Video: Cortesía Al Jazeera)

El pop surcoreano, conocido como K-Pop, sigue cosechando fans en el mundo. Sin embargo, no todo es color de rosa para la Hallyu Wave.

En un reportaje de Al Jazeera se expone el lado poco conocido del K-Pop. Con artistas atractivos y música pegajosa, el K-Pop se ha convertido, incluso en una fuente de ingresos por turismo y genera unos 10 millones de dólares, demostrando la importancia de la industria del entretenimiento en la economía coreana.

No obstante, los apretados horarios, severos entrenamientos,  y contratos llamados “esclavistas” (DBSK, KARA, etc.) siempre han estado ligados a la industria del entretenimiento surcoreano. Incluso, las denuncias sobre corrupción y prostitución son parte del lado oscuro del K-Pop.

LEA MÁS: El lado oscuro del K-Pop

En anteriores reportajes, organizaciones de derechos humanos dan cuenta que el 60% de las actrices en Corea del Sur confesó que fueron presionadas por tener sexo para avanzar en sus carreras, siendo el hecho más escandaloso el suicidio de la actriz de Boys Over Flowers Jang Ja Yeon.

LEA MÁS: Sexo y explotación remecen industria del entretenimiento surcoreano

Entre las críticas al K-Pop - en el informe de Al Jazeera -  dentro de la propia Corea destacan aquellos que señalan que se están perdiendo las tradiciones musicales propias del país asiático. Además, se destaca el hecho que los “indies”, los no relacionados con las grandes agencias de entretenimiento, tienen más dificultades para hacerse de un camino en el siempre difícil mundo del “showbiz”.

Asimismo, pese al éxito de la “Hallyu Wave” también se cuestiona la capacidad que pueda tener el K-Pop de imponerse en el mercado musical más importante del mundo, el de Estados Unidos, debido a “la falta de originalidad” de sus artistas. Además, se pone énfasis en la necesidad de contar con su propio “Elvis Presley” que lidere la ola para seguir avanzando.

LEA MÁS NOTICIAS DE ASIA POP AQUÍ