Armando Chil

Un grupo de meretrices, con los rostros cubiertos, protestaron en la puerta de la Fiscalía de Familia de Cajamarca, en donde además denunciaron los maltratos físicos a las que estarían siendo sometidas por parte de las rondas urbanas.

Una de ellas denunció que diariamente son maltratadas físicamente con látigos.

Las trabajadoras sexuales, como se las conoce también, mostraron moretones en diversas partes del cuerpo señalando que son producto de los golpes a las que son sometidas por los ronderos y actualmente han sido amenazadas con ser quemadas vivas si continúan trabajando.

En tanto, Fernando Chuquilín, vicepresidente de las rondas urbanas y persona denunciada por las meretrices, respondió que continuarán con su trabajo de erradicar la delincuencia y la prostitución en cumplimiento al pedido de vecinos.

Finalmente, el dirigente se dirigió a la Municipalidad de Cajamarca para solicitar la designación de una zona rosa para que las meretrices puedan trabajar.

Lea más noticias de la región Cajamarca