RPP/Henry Urpeque Neciosup.

Más de 300 comuneros de la zona andina de Cañaris, en la región Lambayeque, se reunieron este último fin de semana y acordar una serie de protestas y manifestaciones cerca del campamento de la empresa Candente Cooper, que ejecuta el proyecto minero de Cañariaco.

Ni la incesante lluvia que cayó en la zona el último domingo 31 de mayo fue impedimento para que los comuneros decidieron realizar en los próximos días plantones en la zona alta del campamento, en rechazo al reinicio de las actividades mineras de la empresa.

En esta ocasión los campesinos recibieron el apoyo de los ronderos de la zona de Motupe, quienes apoyarán las manifestaciones desde la zona de Chiñama hasta la parte más alta.

“Nos estamos uniendo todos para esta nueva resistencia, el rechazo es total a la empresa minera, porque contamina nuestros ríos” indicó el ex presidente de la comunidad, Cristobal Barrios.

Por ahora las manifestaciones son completamente pacíficas, pero no se descarta radicalizar las medidas de lucha en los próximos días.

Lea más noticias de la región Lambayeque