En su visita al Cusco, el destacado conferencista y motivador Tony Meléndez le dio ánimo y esperanza a la familia de un niño que no tiene brazos ni piernas.

"En la vida se lucha y se suda. Sigan con el sueño de hacer de este niño muy grande”, les dijo a sus padres como reflexión.

Sobre la falta de sus brazos, contó que eso ocurrió porque su mama consumió fármacos prohibidos durante el embarazo y desencadenó que el naciera de esta forma.

Comentó; además, que tuvo que someterse a varias operaciones desde que era niño para poder caminar y lo logró hasta ser como es, una persona muy reconocida en el mundo por su afán motivador que es apreciado en todo sitio donde visita.

Lea más noticias de la región Cusco