Foto: RENIEC
En el Perú existen al menos 225 centros de rehabilitación para drogadictos, liderados por quienes dicen ser ex adictos, que no son controlados ni supervisados por autoridad alguna, según señala un medio local.

Esta cifra se obtiene de la Asociación de Comunidades Terapéuticas Peruanas del Ministerio de Salud (Minsa), que registra que de los 250 centros o comunidades terapéuticas existentes, solo 25 están inscritas legalmente.

"Esta proliferación de centros se da desde los noventas como una mala copia de los centros de rehabilitación norteamericanos", dice Luis Felipe Koechlin, director del centro de tratamiento Andenes, según La República.

Uno de estos locales fue el centro "Creo en ti", que perteneció al sindicado "monstruo de Chosica" Rafael Castañeda Saco-Vértiz, acusado de secuestrar, violar, agredir y obligar a los pacientes a consumir droga.  
Milton Rojas, consultor en adicciones de Cedro, señala que a pesar de que existen comunidades terapéuticas profesionalizadas su número es muy reducido y aquellas dirigidas por ex consumidores son muy reticentes al ingreso de un psiquiatra.

La norma legal que supuestamente rige sobre estos centros es el Decreto Supremo 013 del 2006 que los categoriza y acredita.

No obstante, logran esquivar la legislación sacando licencias de funcionamiento en las municipalidades como asociaciones educativas alternativas.

Por ello nadie tiene un número real de cuántos de estos seudocentros existen. Las Direcciones Regionales de Salud tienen una cifra y las municipalidades otras, indica el diario.

Manuel Escalante, coordinador de la Estrategia de Salud Mental del Minsa, dice que están trabajando en una norma que sea más específica que la existente para poder frenar esta situación.