Patricia Aguilar cuenta su versión desde su país, España, donde recibe apoyo especializado.

Patricia Aguilar fue rescatada de la selva de San Martín de Pangoa, donde vivía con el falso gurú Félix Steven Manrique, ahora encarcelado y acusado por trata de personas. Dos meses después, asegura haber "abierto los ojos" y que, con ayuda de un psicólogo, es capaz de relatar "la pesadilla" que vivió durante 18 meses.

Patricia, quien se recupera en su país, España, junto a su familia y su bebé, ha pedido declarar en el juzgado de su ciudad para cambiar su primera manifestación en Perú, la cual, asegura, "se produjo cuando seguía manipulada psicológicamente y tenía miedo de contar la verdad y denunciar a Steven".

En una entrevista con 'El periódico' de España, Aguilar comenta que ella y su familia están pendientes de la situación legal del autodenominado príncipe Gurdjieff, quien cumple prisión preventiva. Además, advierte sobre el peligro de que este sujeto pueda quedar en libertad.

"Tiene que quedar claro que Steven es muy peligroso. Si sale de la cárcel no habrá una sola adolescente, una sola mujer que esté a salvo en ningún país del mundo", relató al mencionado medio de comunicación español.

Asimismo, la joven  denunció que fue víctima de "malos tratos, amenazas, abusos y violaciones" por parte de Manrique mientras convivió con él en la selva de San Martín de Pangoa. 

"Se aprovechó de mi edad, de que yo buscaba respuestas, cariño, y me engañó, me robó mi adolescencia y mi vida. Ahora soy consciente de que nos estaba matando (…) Si pudo llegar a la habitación en España de una chica de 16 años, como yo, estando a miles de kilómetros, y arrancarme de mi familia, puede hacerlo con cualquiera. Por eso es muy importante que siga en prisión", relata.

Asimismo, dice estar convencida de que Manrique "volverá a delinquir" en cuanto tenga opción: "Captar a menores y abusar de ellas económica y sexualmente es su modo de vida. Lo fue antes de conocerme a mí, lo ha sido durante el tiempo que he estado con él y va a seguir siéndolo en cuanto ponga un pie en la calle. No tengo duda".

"No era yo; yo hablaba por él"

Años atrás, Patricia grabó un video desde la selva peruana en el que aseguraba, con aparente naturalidad, que se encontraba en ese lugar lejos de su familia por voluntad propia y sin ser amenazada. Sin embargo, hoy asegura que en aquel entonces estaba manipulada y que aquel relato no fue hecho por su propia voluntad.

"La manipulación era enorme: no era yo; es decir, hablaba yo, pero el mensaje era de él; yo hablaba por él (…) Vivir en la chacra aquella fue una pesadilla, yo estaba desesperada, con una depresión horrible. Nunca pedí ayuda porque cuando estás en el grupo no hay nada más fuera, te convencen de que todo lo que hay fuera es malo. Steven me hizo pensar que mi familia me iba a culpabilizar, que no me iba a entender, que me iban a castigar de algún modo. Incluso hubo un momento en que me dijo que mi familia reaccionaría en contra de mi bebé y le harían daño. Además, consiguió que me diera vergüenza lo que pudieran pensar de mí", cuenta.

Patricia admite que quedarse embarazada de Manrique influyó en su deseo de querer salir; sin embargo, la situación empeoró porque se aislaron más. Por esta razón, explica que sintió "alivio" cuando la policía la rescató.

"Pensé: por fin terminó todo, por eso no reaccioné nerviosa. No dije nada porque yo todavía estaba metida en el grupo, estaba con todo aquello en la cabeza, pero estaba deseando que eso ocurriera (…) Si no nos hubieran rescatado, habríamos muerto, Steven ha puesto en riesgo la vida de todas nosotras y de los niños", concluye.

0 Comentarios
¿Qué opinas?