Zully Purizaca

Íllimo es un apacible pueblo ubicado a 40 minutos de la ciudad de Chiclayo (Lambayeque) y se caracteriza por ser un distrito con muchas expresiones religiosas tanto en la zona urbana como en la rural. Hoy no hay ninguna señora o señorita illimana que de niña no haya integrado la danza de Las Pastorcitas.

Y es que en Íllimo, también se puede hacer ofrenda a Dios con canto y danza, que generalmente realizan las niñas illimanas. Las pastorcitas deben tener un rango de edades, entre 6 ty 14 años. Por eso, muchas niñas están a punto de dejar con mucha tristeza porque se han convertido en adolescentes.

La selección de pastorcitas

Buscar integrantes para el grupo es todo un trabajo. Los mayordomos que tienen la misión de buscar niñas, desde junio visitan los hogares para conversar con los padres de las niñas y por supuesto con la misma potencial participante. 

Hay niñas que “hacen carrera” en el grupo, pues se inician en la danza desde los 6 años y terminan a los 14 años y algunas continúan ya como preparadoras o cuidadoras de las pastorcitas.

Una vez completado el grupo de 24 pastorcitas, una gitana, un serranito y un cholito comienzan los ensayos. Los niños tienen que aprender de memoria los párrafos que componen el canto. “Niño Manuelito, que te puedo dar, mi corazoncito, que te ha de alegrar” dice uno de los cantos que entonan.

Los ensayos comienzan en el mes de noviembre y se hacen todas las noches para que las niñas no pierdan sus clases escolares ni afecte su rendimiento escolar.

Una ofrenda a Dios

La participación de las niñas y los niños forma parte de las ofrendas que hacen las familias para alegrar el nacimiento de Jesús.

El 24 de diciembre durante la Misa del Gallo, antes de las 11:30 de la noche, las pastorcitas ingresan al templo San Juan Bautista acompañadas por la banda de músicos para cantarle, danzarle y dejar su ofrenda al Niño Dios de Pascua.

Además, las pequeñas llevan palomas, pollitos, fruta, y todo tipo de cosas que van dejando al pie del pesebre, las pastorcitas dejarán sus ofrendas y muchas de ellas, ofrecen toda su niñez para cantarle y bailarle a Niño Dios de Pascuas.

Y es que en Íllimo también se puede hacer ofrenda a Dios con canto y danza.

Por: Juan Cabrejos Becerra

Lea más noticias de la región Lambayeque