Lima redujo en un 60% las emisiones contaminantes durante la primera cuarentena, ¿qué pasará ahora?

Durante la cuarentena del 2020 Lima cumplió por primera vez los estándares de calidad de aire de la Organización Mundial de la Salud. En una entrevista con RPP, la gerente general de la ONG Libélula, Maria Paz Cigarán, analizó qué sucederá en esta nueva cuarentena y qué podemos hacer para reducir la contaminación del aire.

Con la inmovilización social se dejaron de usar autos y transporte público – que son los actores que contaminan el 70% de aire en nuestras ciudades -.
Con la inmovilización social se dejaron de usar autos y transporte público – que son los actores que contaminan el 70% de aire en nuestras ciudades -. | Fuente: Andina

Durante la primera cuarentena impuesta por el gobierno en el 2020 para prevenir el contagio de la Covid-19, la ciudad de Lima redujo entre un 60% y 70% las emisiones de material particulado (PM 2.5), que son emisiones contaminantes. Esto, debido en gran parte a la inmovilización social obligatoria, explicó Maria Paz Cigarán, gerente general de Libélula, a RPP.

Fue en este periodo que por primera vez Lima pudo cumplir con los estándares de calidad de aire que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda. Esto se debe a que con la inmovilización social se dejaron de usar autos y transporte público – que son los actores que contaminan el 70% de aire en nuestras ciudades -.

Pero esto no se dio únicamente en nuestro país. Casi todo el mundo estuvo en cuarentena durante el año pasado. En Wuhan, China, donde comenzó la pandemia por la Covid-19, las emisiones contaminantes se redujeron en un 25%, explicó la especialista.

Sin embargo, Cigarán advirtió que durante esta nueva cuarentena impuesta por el gobierno en 32 provincias debido a la segunda ola que enfrenta el país, los índices de contaminación se reducirán, pero no en la misma cantidad del año pasado. Esto porque la cuarentena es parcial y no total como lo fue el año pasado.

Otros beneficios para el medio ambiente

La especialista explicó que además de la reducción en las emisiones de gases contaminantes, otro beneficio es que los ciudadanos han comenzado a usar otros vehículos como la bicicleta o han optado por caminar y ya no solo se piensa en carros o transporte público para movilizarnos.

“En el decreto de urgencia aparece como transporte público la bicicleta. Ahora hay una opción en nuestras cabezas que tiene dos elementos: puedo ir en bici a varios sitios y puedo caminar”, explicó. Esto genera que se use menos el transporte tradicional, que es el que más contamina.

Por otro lado, sostuvo que al no poder salir, la población deja de ir a espacios naturales. Entonces, estos lugares se regeneran, los animales comienzan a aparecer en estos hábitats y también se limpia el agua. Esto sucedió sobre todo en la cuarentena pasada en diferentes ríos en la ciudad. 

Invertir en el medio ambiente para mejorar la salud

Se estima que 7 millones de personas alrededor del mundo mueren por la contaminación de aire al año, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Es por eso que invertir en mejorar la calidad de aire es también una inversión para la salud pública, explica Cigarán.

“Invertir en reducir la contaminación del aire como una política de ciudad lo que hace es proteger a todos los ciudadanos y también reduce los costos de la gente en salud, así como del Estado. Porque en las ciudades con alta contaminación se tiene que atender a mucha gente por problemas respiratorios en los hospitales y también muere mucha gente”, finalizó.