Foto: Blas Condori

Los locales siniestrados durante la huelga indefinida de los pobladores de la zona sur en Puno no atenderán hasta nuevo aviso, mientras duren las investigaciones del saqueo e incendio registrado el viernes pasado, ya que no ha quedado material de escritorio, ni mobiliario.

El local de Aduanas ha quedado en cenizas y sin material logístico, refirió el intendente de la institución, Fernando Nuñez.

Por su parte, el Prefecto Honorario de Perú, Víctor Urviola Garrido, manifestó que querían tomarlo de rehén pero gracias al servicio de inteligencia se salvó y refugió en otro lugar; al no encontrarlo, quemaron las camionetas y algunos enseres de la oficina.

La oficina de Contraloría y la Sunat continúan cerradas con avisos que indican que no hay atención hasta nuevo aviso, por lo que los usuarios quedaron sin poder ser atendidos, esperando que se restablezca lo más pronto posible la atención.

Lea más noticias del Perú en la sección Nacional