PNP/RPP

El ministro del interior, Wilfredo Pedraza Sierra, dispuso la noche del martes el inmediato relevo de tres generales, dos coroneles y un comandante de la Policía Nacional al haber tomado conocimiento de la indebida asignación de seguridad domiciliaria a personas que no están contempladas en la ley para recibir dicho beneficio.

Los altos oficiales relevados son: el jefe de la región policial Lima, general Luis Praeli Burga; el jefe de las fuerzas especiales de la Policía Nacional, general Sergio Monar Moyoli; y el jefe de la policía fiscal, general Carlos Gómez Cahuas, quien se desempeñó anteriormente como jefe de la región policial Lima.

Asimismo, fueron relevados de sus cargos el jefe del SUAT, coronel Walter Arrué Pereyra; el jefe de la división de emergencia, coronel EDgard del Castillo Araujo; y el jefe de la UDEX, comandante José Manuel Arteta Guillén.

Todos los oficiales mencionados serán derivados a la dirección de personal en calidad de adscritos, es decir, sin desempeñar ninguna función de comando, mientras duren las investigaciones.

Se ha dispuesto todos los antecedentes al Tribunal de Disciplina Policial del Ministerio del Interior para que inicie las investigaciones correspondientes. 

El director general de la policía, Jorge Flores Goicochea, dispuso una investigación con el fin de identificar a los responsables originales de haber impartido la orden de brindar dicho servicio, el mismo que se venía prestando desde gestiones anteriores.

Según el diario El Comercio, Óscar López Meneses sería uno de los personajes que habrían recibido indebida seguridad. López era alguien muy allegado a Vladimiro Montesinos y quien recibió el año pasado a cuatro años de prisión suspendida.