Referencial/Mininter

El Ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, dispuso el relevo de todo el mando policial de la Dirección de Seguridad de Penales de la Policía Nacional y del personal encargado de la custodia de los internos que el miércoles fugaron del penal de Lurigancho.

Se trata de once efectivos removidos: un general, jefe de la Dirección de Seguridad Penales, además de un coronel, un comandante, un mayor y el personal suboficial encargado directamente de la custodia de los reos.

El titular del Interior indicó que además de la investigación que ya ha dispuesto y se está llevando a cabo en la Inspectoría Policial, ha ordenado el relevo de todo el mando policial que tiene que ver con la seguridad penitenciaria, "desde el general hasta el paje".

(LEA: Delincuentes fugaron vestidos con terno)

Tras condenar este hecho, consideró que es probable que haya habido corrupción, “porque esa fuga tiene que necesariamente contar con la complicidad de quienes se encargaban de la custodia”.

Afirmó que no tolerará estos temas, porque no sólo se trata del escape del asesino del periodista Luis Choy, “sino porque se trata de una fuga escandalosa, de un área que, es verdad, está bajo custodia policial, no judicial”.

Pedraza Sierra afirmó que se está realizando ya la investigación de la fuga y se revisará los videos que hayan sido grabados de este recinto judicial. “Yo espero que muy pronto no sólo los recapturemos, sino también identifiquemos a los responsables para que se vayan con ellos a prisión”.

“Ha costado mucho trabajo a la DIRINCRI ubicarlos y detenerlos, pareciera que es policía contra policía; una pena porque nosotros no vamos a permitirlo; por eso, una decisión radical es remover el personal y hacer la investigación”, señaló.

Explicó que “La investigación dirá el grado de responsabilidad y, de ser necesario, el retiro, porque esto es un delito, ayudar a la fuga de un reo es un delito, y eso merece prisión”, finalizó.