Archivo

Una reciente investigación revela que Perú sólo dista de Colombia en la exportación de cocaína en 50 toneladas métricas, sin embargo, fue el país norteño el que incautó mayor cantidad de estupefaciente en el año 2008, lo cual significa que el esfuerzo de la Policía Antidrogas de nuestro país no alcanza para detener este fenómeno.

El 'Estudio Comparativo de la Evolución de la coca y la cocaína en Perú y Colombia', realizado por los especialistas Jaime Antezana Rivera y Jaime García Díaz revela además que el narcotráfico en Colombia pudo exportar 232 toneladas de cocaína, pero las mafias en este país fueron capaces de sacar más: 282 toneladas.  Es por eso que el Perú ha pasado a ser el primer exportador de cocaína, según consigna el diario Perú.21.

De otro lado, en el año 2008, Colombia ha logrado erradicar 95,731 hectáreas de cocales, casi diez veces más de lo erradicado por el Perú, donde sólo eliminaron 10,143 hectáreas de cultivos de coca.
Estas acciones fueron dispuestas por el gobierno colombiano en 24 departamentos productores de hoja de coca, en tanto que el gobierno peruano, ha aplicado esta política en San Martín y parcialmente en Huanuco.  Los erradicadores nacionales del Proyecto Especial de Control y Reducción (Corah) hasta el momento no han entrado en el Valle del Monzón en el Huallaga ni menos en el Valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE).

La diferencia es marcada también en lo que respecta a la incautación de insumos químicos, cuando se informa que nuestro país logró decomisar 470 toneladas el año pasado, en tanto que el vecino, requisó 9,637.

El estudio indica además que mientras en Colombia se ha invertido entre los años 2003 y 2008 mil millones de dólares en la lucha antinarcotráfico, en el Perú no se ha llegado a los 350 millones de dólares, teniendo en cuenta que el Ejecutivo sólo ha aportado 13 millones, en tanto que lo restante se deduce de la cooperación internacional.

Los analistas indican además que las mafias de la droga siguen ganando terreno en nuestro país.  Las seis bases militares que Estados Unidos instalarán en Colombia obligarán al narcotráfico a migrar su producción hacia el Perú.  Situación complicada debido a la pobre lucha antidrogas que enarbola el país.