Dos "Burriers" de procedencia extranjera fueron detenidos por agentes de la Dirección Antidrogas (Dirandro) en el aeropuerto internacional Jorge Chávez cuando trataban sacar del país alcaloide de cocaína.

El primer detenido es un ciudadano alemán de nombre Frank Hilderath de 42 años, a quien se le encontró 2 kilos 972 gramos de droga, cuando fue intervenido en el arco de seguridad de la salidas de vuelos internacionales. Llevaba el ilícito estupefaciente escondido en 14 paquetes adheridos a sus piernas con la intención de llevarlas a la ciudad de Dusseldorf en Alemania.

Posteriormente, se logró la captura del portugués de nombre Ivo Francisco de Ponte de 47 años a quien se le incautó 5 kilos 612 gramos de cocaína escondida en 9 paquetes dentro de dos mochilas. La droga tenía como destino la ciudad de Amsterdan en Holanda.