PNP reincorpora a cadete Cahuaya Alegre a Escuela de Oficiales

Resolución Directoral suscrita por la máxima autoridad de la PNP, general Mauro Remicio, deja sin efecto otra norma que la había separado de definitivamente.

La Dirección General de la Policía Nacional del Perú dispuso la reincorporación de la joven Flor de Jesús Cahuaya Alegre como cadete de cuarto año de la Escuela de Oficiales de esa institución, de la cual fue separada hace dos años por haber quedado embarazada.

Mediante una Resolución Directoral suscrita por la máxima autoridad de la PNP, general Mauro Remicio Maguiño, se deja sin efecto otra norma del mismo nivel que la había separado definitivamente.

La resolución  establece que se notifique de esta decisión a la Dirección de Educación y Doctrina, así como a la Escuela de Oficiales y a la Procuraduría Pública del Ministerio del Interior, a cargo de los Asuntos Judiciales relativos a la PNP para las acciones de sus competencias.

El 19 de abril del 2007, la cadete de cuarto año Flor de Jesús Cahuaya fue expulsada por medida disciplinaria por haber quedado embarazada, lo que –según las normas policiales- configuraba una infracción muy grave prevista en el Manual del Régimen Educativo de los centros de formación de la PNP.

Sin embargo, el 11 de febrero de este año, el Tribunal Constitucional (TC) falló a favor de otra cadete, separada por la misma razón, disponiendo su reincorporación en la Escuela de Oficiales.

Según indicó en la víspera la ministra del Interior, Mercedes Cabanillas, su despacho decidió incorporar a Cahuaya en cumplimiento del mismo fallo del Tribunal Constitucional.

Según la sentencia del TC, debe precisarse que las Escuelas de Formación de la PNP se encuentran impedidas de separar a una alumna y/o cadete por su estado de embarazo debido a que dicho comportamiento resulta inconstitucional.

Sobre este tema, la ministra del Interior, Mercedes Cabanillas, ha señado que el embarazo no puede afectar las aspiraciones laborales, académicas o artísticas de una mujer.

Destacó la primacía de la Constitución en nuestro sistema legal, y precisó que en su artículo 2º se ampara la igualdad de la persona ante la Ley, y que nadie debe ser discriminado; asimismo, el artículo 4º de la Carta Magna establece el derecho de la mujer a ser madre y a formar una familia.

(Andina)