Presidente de Newmont pide tranquilidad a trabajadores de Conga

Richard O"Brien envió una carta a los trabajadores mineros para señalarles que su seguridad es prioritaria.

Richard O"Brien, presidente ejecutivo de Newmont, empresa dueña del polémico proyecto minero Conga en Perú, envió una carta a los trabajadores mineros para señalarles que su seguridad es prioritaria, informó hoy el canal estatal TV Perú.

"Mientras seguimos centrados en la construcción de reservorios de agua, la seguridad y protección de nuestros empleados y contratistas es nuestra primera prioridad", indica la carta.

El proyecto de oro y cobre se encuentra temporalmente suspendido por determinación de la propia compañía, según anunció el último jueves el presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez, en referencia a unas declaraciones de O"Brien.

Los pobladores de la región norteña de Cajamarca, donde se ubica el proyecto, son sus férreos opositores porque alegan que Conga dañará de forma irreversible las reservas de agua de la zona.

En julio, durante los violentos enfrentamientos entre pobladores que exigían la anulación de Conga y la Policía murieron cinco manifestantes.

El arzobispo de Trujillo, Miguel Cabrejos, y el sacerdote Gastón Garatea, quienes encabezan una misión de diálogo entre la minera, el Gobierno central y el regional para solucionar el conflicto por Conga, señalaron hoy que se ha abierto un camino de reconciliación con la suspensión del proyecto.

Sin embargo, el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, uno de los principales opositores a Conga señaló hoy que solo se reunirá con los facilitadores del diálogo si se confirma oficialmente que el proyecto no va.

"Lo que hay son simples declaraciones periodísticas, comentarios e interpretaciones y no hay algo formal. Lo que un Estado necesita son documentos, resoluciones que expresen voluntades políticas", señaló Santos a la emisora Radio Programas del Perú (RPP).

El Gobierno de Ollanta Humala había dado el visto bueno a Conga, que tiene prevista una inversión de 4.800 millones de dólares, tras la supuesta aceptación de la compañía de condiciones como establecer un fondo social, preservar dos de las cuatro lagunas que se planeaban secar y crear 10.000 puestos de trabajo, entre otras.

EFE