Tras el hallazgo de más de 15 fosas con cuerpos de pobladores víctimas del terrorismo en la comunidad nativa de Mapotoa, caserío de Yaynapango, provincia de Satipo (Junín), familiares de algunas de las víctimas llegaron al lugar y contaron lo ocurrido.

Wilmer Roy Rodríguez Piori (35), recuerda que su suegra, enterrada en una de las fosas, murió con anemia porque los subversivos no le daban de comer, además señaló que en la comunidad El Triunfo, a seis horas de camino se encuentran fosas con más de 200 cuerpos, en La Y existen más de 18 y en la Curva más de seis.

Margarita Chuviante Chumpate (45) contó que mataron a sus padres y hermano cuando ella tenía 20 años. Refirió que no sabe dónde están los cuerpos porque ella estaba secuestrada en la base de Llanco.

Cristian Chumpate Casancho y Elias Quintimari Chumpate narraron que estuvieron presentes los camaradas “Yoni”, “Antonio”, “Nérida” y “Dante”, quienes ordenaron la muerte de sus padres porque no podían caminar. Similar fue el caso de la esposa de Antenor Chumpate Mahuanca, a quien asesinaron porque estaba enferma, desencadenando la muerte de su hija de cuatro meses, quien ya no lactaba.

Finalmente el teniente gobernador de Mapotoa, Gregorio Ñaco Mahuanca señaló que salvaron a muchos niños llevándolos a la comunidad de Jerusalén y ahora solicitan la ayuda del Estado para el acceso a la educación, una posta de salud, servicio de saneamiento y carreteras para llegar al lugar. 

Lea más noticias de la región Junín