La UPEIN se convierte en la tercera universidad cerrada por la Sunedu. | Fuente: Sunedu | Fotógrafo: ALDAIR MEJIA

La Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) resolvió denegar la licencia institucional a la Universidad Peruana de Investigación y Negocios (UPEIN), que opera en dos locales ubicados en la ciudad de Lima.

Como consecuencia de esta denegatoria, la universidad queda inmediatamente impedida de convocar nuevos procesos de admisión y deberá iniciar un proceso paulatino de cese de actividades, con un plazo máximo de dos años.

La decisión de denegar la licencia, tomada a través de una resolución del Consejo Directivo de la Sunedu, obedece a que UPEIN no fue capaz de demostrar el cumplimiento de las Condiciones Básicas de Calidad (CBC) exigidas por la Ley Universitaria.

La normativa vigente establece que la UPEIN deberá ofrecer a sus estudiantes alternativas para que puedan continuar sus estudios en otras universidades. De acuerdo con la resolución, en ningún caso la universidad podrá interrumpir el servicio educativo de manera intempestiva durante el semestre o año académico en curso. Asimismo, los grados y títulos que emita durante su proceso paulatino de cese de actividades seguirán teniendo validez, y serán reconocidos y registrados por la SUNEDU.

Con la finalidad de velar por los derechos del alumnado, la SUNEDU supervisará a la universidad durante todo el proceso de cese de actividades. Asimismo, brindará orientación a los alumnos y alumnas para que puedan decidir cómo proseguir sus estudios.

Las razones del cierre

Entre las deficiencias encontradas en el proceso de evaluación, cabe resaltar que la Universidad Peruana de Investigación y Negocios desaprobó todos los indicadores relacionados con el desarrollo de actividades de investigación. Esto quiere decir que la universidad no pudo probar tener normatividad, docentes, repositorio institucional, ni proyectos destinados a la investigación académica.

La universidad tampoco evidenció acciones concretas para asegurar el futuro laboral y la empleabilidad de sus estudiantes (ni bolsa de trabajo, ni seguimiento al graduado, ni convenios para prácticas profesionales).

En cuanto a la gestión institucional, la UPEIN carece de normativas internas para investigación, planes de estudio, reglamento de grados, de procesos de admisión, de calidad educativa, propiedad intelectual, entre otros documentos esenciales.

La Sunedu ya había informado a la universidad sus observaciones y requerido un plan de adecuación. Pese a contar con más de un año para implementar las mejoras requeridas, la UPEIN no evidenció mejoras en sus indicadores.

Como parte de la evaluación, un equipo de la Dirección de Licenciamiento realizó una Diligencia de Acción Probatoria (visita a los locales de la universidad). Asimismo, el pasado 9 de noviembre requirió nueva documentación a las autoridades de la UPEIN. La información obtenida en estas diligencias ratificó que la universidad no había sido capaz de levantar las observaciones.

La Sunedu, tomando en cuenta los principios de interés superior de los y las estudiantes, de continuidad de estudios y de calidad académica, ha establecido en la resolución de denegatoria que la UPEIN deberá garantizar la continuidad de la prestación del servicio educativo. Esta disposición señala de manera explícita que la universidad deberá mantener los indicadores de calidad que sí pudo aprobar durante el proceso de licenciamiento, durante todo el proceso de cese de actividades. Asimismo, deberá seguir emitiendo grados y títulos a sus egresados y egresadas durante dos años más, a partir de la fecha de cese definitivo.

El cumplimiento de estas obligaciones será supervisadas por la Sunedu en coordinación con otras entidades públicas como el Ministerio de Educación, INDECOPI y la Defensoría del Pueblo.

¿Qué opinas?