Carlos Danmert, presidente del directorio de Servicios Aéreos de los Andes, empresa afectada por el ataque terrorista en Kiteni, cuestionó hoy la incapacidad de gestión del más alto nivel político para mantener la seguridad en la zona.

En diálogo con RPP Noticias, cuestionó que habiendo 50 efectivos en la Comisaría y 200 más en el campamento Venecia, no fueron capaces de coordinar la seguridad para la empresa Transportadora del Gas del Perú (TGP) y el aeródromo. 

“Vemos este hecho evidentemente con mucha preocupación. Esto es falta de capacidad de gestión desde el más alto nivel político que de alguna manera se filtra hacia los mandos intermedios y mandos menores”, manifestó.

Sostuvo que la empresa privada contrata personal para vigilancia en el aeródromo de Kiteni, pero la seguridad pública está en manos del Estado, que debe garantizar el bienestar.

“No se trata de estar metidos en el aeródromo como sucedió después del secuestro, sino de vigilar el área para ver que no haya problemas porque un helicóptero puede estar aterrizando y ser atacado”, advirtió.

Dijo que se estima que unas 25 personas atacaron el 06 de octubre pasado los helicópteros de la empresa, y expresó su preocupación porque las autoridades no escucharan del movimiento producido por esta patrulla.

Danmert manifestó que los helicópteros incendiados movilizaban al personal que supervisa el ducto de 720 km de distancia y que transporta el gas que abastece a las empresas termoeléctricas que generan el 50% de electricidad en el país.

Refirió que en el supuesto caso que el ducto fuera dañado por la naturaleza o un nuevo ataque, demoraría 5 días llevar al personal para el mantenimiento y tres semanas más en repararlo.

Negó que estén evaluando demandar al Estado por el atentado, ya que la idea es trabajar juntos contra esta arremetida narcoterrorista.