Foto: Andina
El ministro de Defensa, Rafael Rey, confirmó hoy la veracidad del caso de espionaje efectuado por un suboficial de la Fuerza Aérea del Perú a favor de Chile, y expresó su indignación porque en el caso se encuentran involucrados aparentemente oficiales del país sureño.

"Efectivamente se trata de un hecho de espionaje financiado por Chile", confirmó Rey en respuesta a la negación del hecho formulada por la vocera del gobierno chileno, Carolina Tohá, y el canciller de ese país, Mariano Fernández.

En declaraciones a Radio Cooperativa de Santiago, indicó que el espionaje del suboficial FAP Víctor Ariza se confirmó con su propia confesión ante las autoridades peruanas.

De esa manera, respondió a Tohá, quien declaró que las acusaciones de espionaje solo están basadas en informaciones periodísticas.

Consultado respecto al caso, Rey aseguró que "por supuesto (que es) indignante, y es absolutamente lógico las medidas que el Perú ha decidido y que han sido comunicadas a través del canciller (José Antonio García Belaúnde)".

En la víspera, el jefe de la diplomacia peruana confirmó de manera oficial el caso de espionaje, adelantó el retorno anticipado del presidente de la República, Alan García, de su gira por Asia, y anunció la suspensión del encuentro con la presidenta chilena Michelle Bachelet.

También dispuso la cancelación de la cita de Bachelet con la ministra peruana de Producción, Mercedes Aráoz; y llamó al embajador peruano en Santiago, Carlos Pareja, a Lima.

"Qué más les puedo decir, que es indignante tanto como peruanos afectados por este personaje, y por supuesto por la actitud de los involucrados chilenos", reiteró Rey.

En cuanto a la situación de Ariza, indicó que el suboficial realizaba sus actividades ilícitas desde "hace un par de años o un poco más", y precisó que el imputado "estuvo destinado en determinado momento en 2003 en (la embajada peruana) Chile".

Rey también consideró, en la víspera, que el caso de Víctor Ariza debe ser investigado, procesado y sancionado por el fuero castrense porque se trata de una figura delictiva contemplada en Código de Justicia Militar.

El juez Luis Garzón Castillo, a cargo del Juzgado Penal de Turno Permanente de la Corte Superior de Lima, abrió ayer instrucción con orden de detención contra el técnico FAP Víctor Ariza Mendoza, por los cargos de revelación de secretos nacionales, espionaje y lavado de activos en agravio del Estado.

- Andina