Potencialidades de la III Cumbre ASPA para el Perú

Panelistas de Enfoque de los Sábados coincidieron en que es una expectante oportunidad para América Latina y el Perú a nivel de exportaciones e inversiones.

La III Cumbre ASPA, a realizarse en Lima el 1 y 2 de octubre, trajo a colación los viejos vínculos históricos con los países árabes y a su vez abre una expectante oportunidad para América Latina y nuestro país a nivel de exportaciones e inversiones.

Hernando de Soto, presidente del Instituto Libertad y Democracia (ILD), afirmó que la idea de este cónclave es lograr contratos como país y crear un vínculo preferencial. 

"La idea es tratar de crear un vínculo preferencial, confiable, para que dos mundos que son separados por miles de kilómetros puedan construir cosas juntos. Eso es lo que uno espera de lo que va a venir después de esta primavera árabe. La posibilidad de que ellos también se integren a esta economía globalizada", sostuvo en diálogo con Enfoque de los Sábados. 

Dijo que un reto será romper la barrera de la exclusión del mundo árabe en su comercio a gran escala. Anotó que a su vez Latinoamérica debe lograr vencer los problemas de inclusión y elevar sus estándares.

"Negociar con los árabes es una de las mejores experiencias del mundo. Pueden bajar los precios de forma sumamente interesante. Ellos comenzaron el gran comercio como lo conocemos, son flexibles, son amables y son tan informales como nosotros, por lo que serán tolerantes", resaltó.

Por su parte, el exministro de Comercio Exterior y Turismo Eduardo Ferreyros afirmó que "no hay un comercio significativo con los países árabes". 

En ese sentido, sostuvo que será una excelente oportunidad el foro empresarial que se dará en paralelo a la cumbre política por el ASPA. Dijo que arribarán a Lima cerca de 100 empresarios árabes.

Subrayó que al ser el Perú, el país anfitrión, habrá más oportunidad de tener a más empresarios peruanos sentados en las mesas de negociación.

Apuntó que es importante iniciar este acercamiento con los países árabes, virando hacia el desarrollo de acuerdos comerciales que eliminen las barreras arancelarias y no arancelarias.

"Todo lo que se viene es para ganar. Los países árabes compran más de 570 mil millones de dólares del mundo y nosotros solo les vendemos 100 millones", aseveró.

El también gerente general de Comex Perú indicó que el "gran potencial" está en el rubro de alimentos, pero también aprovechar técnicas como la desalinización del agua para convertir desiertos en tierras útiles. 

"Hay que comenzar a conversar de Tratados de Libre Comercio (TLC)...lo importante es saber aprovechar la oportunidad, es la tarea post cumbre. Esta oportunidad no la vamos a tener pronto", sentenció.

A su turno, el internacionalista Farid Kahhat recordó que los árabes -conocidos como "turcos"- llegaron al Perú por la sierra sur, convertidos en comerciantes que vendían sus productos a lomo de mula. Fueron los que introdujeron el regateo y la confianza en las transacciones comerciales.

Añadió que, al tiempo actual, la expectativa radicaría en los fondos soberanos de los Estados árabes, que ante la crisis europea y norteamericana puede mirar hacia el Perú a nivel de inversión.

"Hay una vocación por diversificar fuentes de destinos de los fondos soberanos, y ese es un contexto en cual nosotros podríamos ser un destino atractivo para inversiones", sostuvo.

Finalmente, el embajador José Beraun Araníbar, vicecanciller de la República, destacó que la III Cumbre ASPA es una oportunidad para que América Latina abra sus horizontes aprovechando que los países árabes están "mirando hacia el exterior" y Sudamérica es actualmente "una zona ordenada, de paz y de manejo económico eficiente".

Añadió que el "tema de fondo" es entender que esta cumbre es un "abrir las puertas". En esa línea, dijo que la tarea también reside en motivar a los sectores nacionales para que vean la utilidad y los beneficios de estas nuevas relaciones.

Finalmente, informó que los 11 países que integran la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) han confirmado su participación en el cónclave, a nivel presidencial, excepto Guyana y Surinam. También son 20 países árabes confirmados.