La comisión de Ética es presidida por la congresista de Peruanos por el Kambio, Janet Sánchez. | Fuente: Comisión de Ética

La Comisión de Ética Parlamentaria decidió este lunes abrir investigación preliminar a los congresistas María Elena Foronda, Kenji Fujimori, Bienvenido Ramírez, Guillermo Bocangel y Moisés Mamani.

Según explicó la presidenta de ese grupo de trabajo, Janet Sánchez, a Foronda del Frente Amplio se le investigará por la contratación de Nancy Madrid, sentenciada por terrorismo al pertenecer al Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA). La congresista del Frente Amplio fue denunciada, luego de que se revelase que contrató como asistente a una sentenciada por terrorismo.

Asimismo, la comisión de ética acordó iniciar una indagación preliminar contra los parlamentarios Fujimori, Ramírez, Bocangel y Mamani por la presunta compra de votos para evitar la vacancia presidencial.

Sánchez informó que la próxima sesión, que se realizarán los lunes, se dará a conocer el cronograma de citaciones. La comisión de ética reinició esta tarde sus sesiones tras más de un mes sin actividad.

También Ponce y Robles

La Comisión de Ética también aprobó reabrir la investigación a la congresista fujimorista Yesenia Ponce por una presunta falsificación de documentos de estudios.

Según los indicios, la legisladora habría pagado S/ 10 mil al director del colegio donde habría estudiado para que este le entregue un certificado de estudios. El mes pasado, dicho grupo de trabajo del Congreso decidió no investigar a Ponce, gracias al votos de su colega de bancada y entonces presidente de la citada comisión, Juan Carlos Gonzales.

Fuerza Popular se vio presionada y cedió la presidencia a la congresista oficialista, Janet Sánchez. Esta última explicó que, tras la medida adoptada, se deberá presentar oportunamente un nuevo informe sobre el caso.

Además, la Comisión de Ética pidió revisar el caso de la congresista del bloque de Kenji Fujimori, Lizbeth Robles Uribe, quien es denunciada por su exttrabajadores, José Félix Altez Rodríguez y Sara Griselda Milla Abarca, por quedarse con el 50% de sus sueldos.