Andina
Pedro Castillo es el presidente electo para el Bicentenario. | Fuente: Andina

Pedro Castillo fue finalmente proclamado presidente electo del Perú y así se inicia un rápido proceso de transferencia, a solo una semana para la tradicional ceremonia de juramentación y toma de mando de 28 de julio. RPP Noticias consultó con especialistas qué consecuencias podría haber por este hecho y qué medidas podrían tomar el gobierno entrante.

Durante la transferencia del gobierno del expresidente Ollanta Humala al de Pedro Pablo Kuczynski, las reuniones de la comisión de transferencia con los equipos de ambos presidentes iniciaron la primera semana de julio. En el 2011, la comisión de transferencia inició conversaciones desde mediados de junio.

El economista Kurt Burneo, quien formó parte de la comisión de transferencia del expresidente Ollanta Humala, indicó que el proceso de transferencia no solo está vinculado a la parte administrativa, sino también tiene que ver con las políticas públicas en curso y las que están en línea de producción. “Esa parte de la gestión es importante, porque lo menos que se puede pedir es que se conozca las medidas de los 100 primeros días y para eso se necesitan insumos y los insumos llegan a partir de la información que viene de la comisión de transferencia donde se encuentra la administración saliente y la entrante”, explicó.

Burneo indicó que el cortísimo tiempo para el proceso de transferencia, un hecho inédito en la historia del país, ocasiona que dispongan a la vez de poco tiempo para un análisis profundo de la información de la administración saliente.

En esa línea, manifestó que el Gobierno de Pedro Castillo tendrá que priorizar temas dentro de los sectores. “No va a tener disponibilidad para hacer una transferencia optima, va a tener que priorizar dentro de cada sector cuáles son los elementos más importantes”, indicó.

¿Qué medidas se puede tomar?

Alexandra Ames, jefa del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad del Pacífico, dijo que el proceso de transferencia de un gobierno a otro no es una tarea sencilla, por lo que es necesario contar un tiempo prudente. “Se calcula un tiempo de cuatro semanas para que pueda la administración entrante conocer cuáles fueron los desafíos, avances, obstáculos y los pendientes que ha tenido el gobierno anterior”, dijo.

Para Ames, el proceso de transferencia “no se cierra o no se limita necesariamente a leer informes”. Señaló, que, pese a que la actual gestión del presidente Francisco Sagasti está sistematizando información y documentación, esto no basta. “La información cualitativa que se da en entrevistas entre funcionarios es bastante relevante”, dice Ames. La situación actual genera muy poca posibilidad de aprendizaje o aprehensión de información que deja la gestión saliente, apunta.

La especialista considera que en este contexto lo importante será la apertura y el compromiso que puedan tener los funcionarios del gobierno saliente. “Creo que se va a necesitar armar un ciclo de reuniones de todas maneras posterior al 28 de julio para poder tener un mínimo de información cualitativo de los propios líderes de los sectores que están dejando sus cargos”, indicó.

Tanto Burneo como Ames indicaron que los técnicos que integren la comisión de transferencia no necesariamente terminarán siendo los titulares de los sectores.

PODCAST RPP | Ministro del Interior: protestas en el centro de Lima eran el peor escenario previsto por la Policía

José Elice dijo a Enfoque de los Sábados que el Ministerio trabaja en la elaboración de los documentos para la transferencia, en base las directivas establecidas por la Contraloría General de la República. Agregó que espera reunirse con la persona que lo reemplazará en el cargo.