Facebook
La red social entregó los mensajes debido a una orden judicial. | Fuente: Unsplash

Gran polémica ha ocasionado la entrega del historial de chat de Facebook de una madre y su hija a la policía de Nebraska como parte de una investigación sobre un aborto ilegal.

De acuerdo con documentos judiciales, el estado emitió una orden judicial para entregar los mensajes de Messenger de Jessica Burgess, de 41 años, y su hija Celeste, de 17.

El abuso de los datos personales

Según el fiscal del condado de Madison, la madre compró y entregó pastillas abortivas a su hija. Posteriormente, ayudó a enterrar al feto. No obstante, ambas se han declarado inocentes.

Según una ley de Nebraska promulgada antes de que se revocara la ley de Roe v. Wade, el aborto es ilegal 20 semanas después de la fertilización del óvulo.

Según la declaración jurada del detective Ben McBride de la Unidad de Investigaciones de la Policía de Norfolk, Burgess tuvo un aborto espontáneo cuando tenía alrededor de 23 semanas de embarazo, poco después de haber tomado píldoras abortivas.

El papel de Facebook

Ante dicho caso, McBride solicitó y obtuvo una orden judicial para acceder a la vida digital de ambas mujeres, confiscando celulares y laptops y exigiendo a Facebook que entregue los chats mutuos.

Facebook almacena la mayor parte de la información de los usuarios en texto sin formato en sus servidores, lo que significa que la empresa puede acceder a ella si se ve obligada a hacerlo con una orden judicial. La empresa cumple rutinariamente con las solicitudes de aplicación de la ley.

Facebook Messenger ofrece encriptación de extremo a extremo, lo que significa que los chats entre dos usuarios serán visibles solo en los teléfonos de los usuarios y no podrán ser leídos por Facebook ni por ninguna entidad gubernamental que haga una solicitud legal a la empresa. Pero la opción está disponible solo para las personas que usan la aplicación Messenger en dispositivos móviles, y los mensajes se cifran solo después de que los usuarios seleccionan la opción para marcar los chats como “secretos”.

En los mensajes se lee que la madre le habla a Celeste “sobre lo que pidió el mes pasado” y le indica que tome las pastillas con 24 horas de diferencia.

Los fiscales acusaron a Jessica Burgess de tres delitos graves y dos delitos menores ya Celeste Burgess de un delito grave y dos delitos menores. Todos los cargos estaban relacionados con realizar un aborto, ocultar un cuerpo y proporcionar información falsa.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.